13 de julio de 2018
13.07.2018

Nadal-Djokovic, el duelo sin fin

El mallorquín y el serbio buscan esta tarde, no antes de las 16 horas, la final de Wimbledon en su 52 enfrentamiento, el más repetido en la historia del tenis

13.07.2018 | 00:14
Nadal-Djokovic, el duelo sin fin
Tras el apasionante y maratoniano Nadal-Del Potro llega el no menos atractivio Nadal-Djokovic, el duelo más repetido en la historia del tenis. Desde aquella primera vez en los cuartos de final de Roma en 2006, con victoria de Nadal en dos sets, se han visto en 50 ocasiones más (25-26 para Djokovic). Nadal supera al balcánico por 2-1 en hierba, superficie en la que esta tarde (no antes de las 16 horas, dial 7 y 56 de Movistar) se verán las caras por tercera vez en este mismo escenario. Nadal ganó en la semifinal de 2007 en un partido en el que el serbio, con 20 años recién cumplidos, se retiró, y Djokovic triunfando en la final de 2011. Nadal suma además la final de Queen's en 2008, su único título en este torneo.

"Desconfío al cien por cien porque juego contra uno de los mejores de la historia", dijo Nadal sobre 'Nole' tras ganar a Del Potro. "No es un tema de desconfianza, es que sabes que es uno de los partidos mas difíciles del tenis". "Es un jugador que me ha dado problemas como a todo el mundo. Viene de pasar un momento malo, pero su nivel está totalmente recuperado", señaló el número uno, que se ha asegurado seguir en lo más alto hasta el US Open a finales de agosto por la temprana eliminación de Federer. "Ya jugó bien en Roma -Nadal le eliminó en semifinales en dos sets-, y en Queen's fue incluso mejor que Cilic", comentó Nadal tras derrotar a Del Potro, informa Efe.

Nadal ha ganado nueve de sus 17 títulos grandes contra Djokovic, más que nadie contra el serbio, pero ha sido el tenista de Belgrado el que ha arrebatado más finales de este tipo a Nadal que ningún otro también, cuatro.

En condiciones normales, Djokovic partiría ligeramente favorito para el partido de esta tarde. La hierba, pese a sus dos títulos en el All England Tennis Club y otras tres finales, no es la mejor superficie para Nadal. Pero el mallorquín ha demostrado en las dos semanas de competición que se encuentra en un gran estado de forma. Por segundo año consecutivo ha preparado Wimbledon en las pistas del Santa Ponça Country Club, sin disputar ningún torneo previo, salvo el de exhibición de Hurlingham. No está siendo obstáculo para que haya avanzado sin problemas hasta cuartos, cediendo sus primeros sets frente a 'Delpo'.

La caída a los infiernos de Djokovic, propiciada por sus problemas en el codo que le han obligado a pasar por el quirófano, comenzó precisamente en Wimbledon hace dos años, cuando fue derrotado por el estadounidense Sam Querrey, lo que le llevó a parar luego durante seis meses. Siguiendo el ejemplo de Federer en 2016, cuando colgó la raqueta medio año, y de Nadal, que frenó tres meses a finales de esa misma temporada, a 'Nole', padre de dos niños, le ha costado más volver a ser el que fue. Todavía no lo es, pero está muy cerca. Por esto le convierte en un jugador peligroso, y más ante un Nadal que se desconoce en qué condiciones afrontará el partido tras la paliza que se dio el miércoles ante Del Potro, tras casi cinco horas de juego.

Con la inesperada eliminación de Federer, Nadal ve una oportunidad única para levantar su tercer Wimbledon. Primero toca apear a Djokovic y, si lo consigue, al vencedor de la otra semifinal entre el sudafricano Anderson y el norteamericano Isner.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas