Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mundialadas

España, un país de clubes

España, un país de clubes

España, un país de clubes

Cuando la selección española ganó la Eurocopa 2008, el Mundial 2010 y la Eurocopa 2012, ese triplete histórico nunca antes conseguido por ninguna selección fue celebrado a lo grande y por todo lo alto en toda la geografía española, del mismo modo que en todas partes el batacazo de Brasil 2014 fue una tragedia de envergadura comparable a los éxitos anteriores.

Pero España, a lo largo de los años e incluso en el presente sigue siendo un país de clubes, más que de selección, y concretamente de dos: Real Madrid y Barcelona, el binomio nacional por excelencia. En tiempos pasados, recuerdo como se calificaba al seleccionador de turno de madridista o culé en función del número de jugadores de uno u otro equipo que convocaba para las grandes citas. Recuerdo como los Miguel Ángel, Pirri, Camacho, Juanito o Santillana ya ´competían´ con los Olmo, Asensi, Rexach, Carrasco y compañía. Nunca se vio con buenos ojos que Zubizarreta fuera ´eterno´ en la portería, que Buyo no tuviera apenas oportunidades, que Julio Salinas jugara sí o sí o que Javier Clemente en su día sentenciara a la ´quinta del buitre´ formada por Sanchís, Míchel, Martín Vázquez y Butragueño.

Pero en estos tiempos se ha rizado el rizo y todo eso se ha superado con creces y dicha rivalidad se ha llevado al paroxismo y a otras selecciones. Un secto del barcelonismo querría ver a Messi campeón del mundo en detrimento de los Piqué, Busquets, Jordi Alba o Iniesta. Y un sector del madridismo celebra los goles de Cristiano Ronaldo, aunque puedan perjudicar el devenir de España en el Mundial de Rusia.

La hegemonía Cristiano-Messi ya es un Mundial aparte, un Mundial entre Madrid y Barcelona. Y lo mismo sucede con Rakitic, Luis Suárez, Modric o Kross. Las aficiones se ocupan de alimentar lo que se vende desde los medios de comunicación, un Mundial individual al margen de los países respectivos. Solo uno está entre Pinto y Valdemoro: Neymar. Unos por despecho y otros por interés.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats