Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Minuto 91

La hora de la verdad para el Mallorca

Vicente Moreno, entrenador del Mallorca.

Vicente Moreno, entrenador del Mallorca.

La Liga ya es historia. El Mallorca se ha proclamado de forma brillante campeón de la Liga en su grupo de Segunda B y se ha ganado por derecho propio disputar la eliminatoria de campeones. Con toda justicia. El equipo de Moreno ha sido superior a todos sus rivales y la celebración al final del partido ante una afición entregada estaba más que justificada. Pero sería un error lanzar las campanas al vuelo. Se ha conseguido el primer objetivo, que le puede llevar de forma directa a Segunda. Pero no hay nada logrado. Empieza lo más difícil, medirse a un campeón de otro grupo que echará, como el Mallorca, el resto para subir a la primera oportunidad.

Buen detalle de Sarver. La presencia del propietario, por inesperada, en el partido en el que el equipo se podía proclamar campeón, fue una buena noticia para el malloquinismo. En día tan señalado, no podía faltar algún representante de la cúpula del club, cuando tanto se jugaban. Por lo tanto, habrá que dar por hecho que en la eliminatoria de campeones, de nuevo Sarver, o Kohlberg, o el mismo Nash, estarán presentes. No marcan goles, pero los jugadores y el cuerpo técnico seguro que se sentirán todavía más valorados.

La jornada pudo ser peor para el Atlético Baleares, que tras perder por la mañana en Cornellà se vio con pie y medio en Tercera. Pero por la tarde los resultados le beneficiaron y todo sigue igual. Es decir, con el equipo blanquiazul en zona de play out y dependiendo de sí mismo el próximo domingo ante el Ebro para asegurar como mínimo esa plaza y con muchas opciones de salvación si suma los tres puntos. El rival, la gran revelación de esta segunda vuelta, que ha sido el único equipo capaz de ganar en Son Moix, se juega su última oportunidad de asaltar la cuarta plaza. En cualquier caso, y pase lo que pase en la apasionante jornada del próximo domingo, los dirigentes del club, o lo que es lo mismo, Ingo Volckmann, tendrá que hacer un exhaustivo examen de lo sucedido y de las causas que han conducido al equipo a llegar con el agua al cuello a la última jornada. Lo que está claro es que esta plantilla, a priori diseñada para luchar por las plazas de ascenso, ha fracasado de forma estrepitosa. Por lo tanto, si se conserva la categoría y se quiere aspirar a cosas importantes, la limpieza en la plantilla ha de ser importante.

El descafeinado Barça-Madrid tenía el único interés de si el conjunto azulgrana se mantenía como invicto en la Liga a falta de tres jornadas para el final. Y lo consiguió de manera meritoria, con uno menos por la justa expulsión de Sergi Roberto por agresión a Marcelo al filo del descanso. El árbitro acertó, a diferencia de la agresión por detrás de Bale a Umtiti que a su juicio no mereció ni amarilla. Lo que está claro es que un Barça-Madrid, aunque no haya nada en juego, siempre es atractivo, emocionante, tenso, disputado y polémico. El Barça empató con diez ante un Madrid que el 26 de mayo se jugará la temporada a un partido

El Gran Premio de España, disputado desde esta semana en el recién bautizado circuito Ángel Nieto, quedó marcado, además de por la victoria de Marc Márquez, por la espectacular caída de Lorenzo en un incidente con su compañero de equipo Dovizioso y con Pedrosa. Entendidos de sobra tiene el mundo de las motos para calibrar de quién ha sido la culpa de la triple caída. Lo mejor es quedarse en la mejoría del mallorquín ayer. Por primera vez en mucho tiempo, y a ocho vueltas del final, luchaba por el podio, que no es poca cosa teniendo en cuenta de dónde viene el en teoría primer piloto de Ducati.

Compartir el artículo

stats