15 de abril de 2018
15.04.2018
Baloncesto
Iberostar Palma 76 84 Oviedo
 

El Iberostar Palma vive una pesadilla

El equipo de Alonso solo reacciona de forma estéril en el último cuarto ante un Oviedo superior y se complica la salvación

15.04.2018 | 01:02
Bivià intenta pasar el balón entre dos jugadores del Unión Financiera Oviedo.
No fue el día para el Iberostar Palma que vio cómo el Unión Financiera Oviedo, muy inspirado en ataque, les pasaba por encima durante treinta minutos gracias a un excelente acierto en el lanzamiento exterior que hizo añicos a la defensa mallorquina y tenía que apelar a la épica histórica tratando de remontar una desventaja de hasta 26 puntos que casi fue una realidad (76-84).

Parecía el día indicado, dados los resultados de la jornada a la espera de que jueguen hoy Huesca y Barça B, para dar un mordisco importante de cara al objetivo de la permanencia, pero el Palma tan siquiera tuvo la oportunidad de brindar una victoria a su afición. Pero como ya viene siendo habitual, el Iberostar mostró una vez más su tremenda irregularidad, capaz de enlazar un partido de ensueño y una semana después un encuentro de auténtico terror. Ayer el choque fue una pesadilla desde el principio.

El conjunto carbayón empezó muy enchufado el encuentro y enseguida consiguió poner tierra de por medio. El parcial inicial de 7-20 dejaba a las claras la superioridad visitante en los primeros minutos y ponía el encuentro muy cuesta arriba a los hombres de Félix Alonso, que no conseguían acercarse en el marcador y las distancias se mantenían alrededor de los quince puntos. Un triple de Carlson y una canasta de Geks cerraban la primera parte con un marcador de 29-47.

Tras el descanso el Oviedo enseguida se puso por encima de los veinte puntos de ventaja gracias a un excelente porcentaje en el tiro de tres. Las pérdidas de balón condenaban a un Iberostar que cada vez veía la orilla más lejos. Los asturianos firmaban un parcial de 0-9 que obligaba a Alonso a pedir tiempo muerto porque los suyos quedaban heridos de muerte y sin atisbos de reacción (33-61).

El partido parecía hacerse acabado. Sin embargo, los mallorquines sacaron orgullo y pundonor y ofrecieron sus mejores minutos en todo el partido maquillando el resultado y llegando a creer en la remontada. A tres minutos del final la desventaja bajó de los diez puntos (68-75). El Iberostar lo intentó hasta el final pero la desventaja de 26 puntos fue demasiado para un equipo que fue de menos a más y que acabó muriendo en la orilla (76-84).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook