15 de mayo de 2017
15.05.2017
XXVI Torneo de golf Diario de Mallorca

Una clausura sin hándicap

Los jardines del Club Diario de Mallorca acogieron este sábado la ceremonia de entrega de premios del XXVI Trofeo Banc Sabadell, el de mayor participación hasta el momento - Más de un centenar de personas disfrutaron de la velada y de los numerosos premios

15.05.2017 | 01:25
Una clausura sin hándicap

Cerca de doscientas personas se dieron cita el sábado noche en los jardines del Club DIARIO de MALLORCA para celebrar la entrega de trofeos de la vigésimo sexta edición del torneo de golf, Trofeo Banc Sabadell. La buena música de los Bosa-nova, los gin- tonics de impensables sabores y un exquisito surtido de canapés de Turquesa Catering amenizaron una velada que puso el broche final a un día soleado de deporte, amigos y muchos premios.

A las 20.30 horas los jardines de este diario abrían las puertas a todos los participantes del Torneo. Casi 12 horas antes, el club de Golf Son Antem había acogido una nueva edición de uno de los clásicos del calendario de la Federación Balear de Golf. Presentes en la velada se encontraban los principales colaboradores del torneo, entre los que no podían faltar el Banc Sabadell, Sanitas y Audi Center. Maria Ferrer, directora del Diario de Mallorca, abrió la ceremonia agradeciendo a todos los jugadores su participación y a los principales patrocinadores su inestimable ayuda.

Jóvenes y no tan jóvenes aparcaron los palos, los drives y los hoyos para vestirse de largo y acudir a una cita obligada después de una larga jornada sobre los campos del prestigioso club mallorquín. No fallaron a la entrega de trofeos la decena de jugadores que mostraron su buen hacer sobre el césped y recibieron sus correspondientes premios sobre la tarima. Las parejas formadas por Sebastià y Andrés García Barceló, Lucas Riquelme y María Isabel Galmés, Lorenzo Terrasa y Carlos Roldán o Gerardo March y Víctor Mirón fueron algunos de los galardonados que se quedaron sin manos para recoger todos los premios que tenían preparados para ellos los patrocinadores del torneo.

La hija de uno de los participantes, Irene, cumplió un importante cometido como mano inocente del sorteo en el que se repartieron decenas de premios. Sus intentos fallidos para que su papá fuera uno de los agraciados fueron una de las anécdotas de la noche, así como las risas y el buen ambiente que se vivieron durante la velada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Un ejemplo de Afouteza e Corazón

LaLiga reconoció a la afición del conjunto celeste con el premio "Jugador 12" en la pasada temporada. Sin ellos hubiera sido imposible "A Nosa Reconquista"