Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Una suspensión por vídeo

Incidentes como los de Alaró han ocurrido y se suceden a menudo en otros campos y lugares

Una suspensión por vídeo

Una suspensión por vídeo

En la reunión celebrada hace unos días entre árbitros de fútbol, presidente de éstos y presidente de la Federación Balear de Fútbol, Miquel Bestard, se llegó después de una, digamos, reprimenda al presidente federativo por la flojedad en las sanciones a distintos clubes en los incidentes que temporada tras temporada se suceden -último caso el de Llucmajor-, por permitir que el árbitro si considera ofensivos los insultos que se producen en las gradas hacia su persona, deportistas de ambos equipos, etc., pare el partido e incluso suspenderlo. Pues bien, en partido de Tercera división entre el Campos y el Platges. el árbitro Lara Ortega suspendió el mismo en el minuto 35 de la primera parte. Se ha destapado la caja de los truenos y una mayoría opina que esta medida es exagerada, otros que lo ven bien y recuerdan que puede ayudar a terminar con esta lacra de individuos que se transforman al entrar en un campo de juego, personas incapaces de ofender, agredir, insultar, etc., en la calle y que sentados en las tribunas o detrás de una pared de un recinto de juego se transforman en individuos irracionales.

¿Por qué se ha llegado a esta situación? Claramente por la difusión de las imágenes de lo ocurrido en Alaró. De no haberlas no sed hubiera producido todo este revuelo sobre dicho partido. Incidentes como este han ocurrido y se suceden a menudo en otros campos y lugares, nadie queda expuesto a que hechos similares puedan suceder.

Varias causas, entre otras, motivan toda esta violencia verbal y física, y el responsable en lo que concierne a la parte organizadora de competiciones futbolísticas es ni más ni menos que la Federación Balear de Fútbol por no atajar con dureza todos estos actos. Su tibieza a la hora de sancionar a los clubes por este tipo de incidentes provoca el enfado del colectivo arbitral. Con anteriores presidentes federativos ya ocurría lo mismo. El miedo de éstos a no ser elegidos por los clubes provoca que se sea más laxo a la hora de aplicar sanciones. Ya se sabe quién vota.

La respuesta del colectivo arbitral y en concreto la del colegiado Lara Ortega fue la de suspender el partido entre el Campos y Platges de Tercera División. En mi opinión tal decisión es un tanto exagerada, y más al leer las declaraciones del colegiado, recogidas por Diario de Mallorca, en las que comenta que el partido había transcurrido con total normalidad y sin ningún problema ya que sobre el campo hubo total deportividad entre ambos equipos.

Antes de tomar una decisión de este calibre, el árbitro debe intentar por todos los medios, y los tiene, salvaguardar los intereses personales y de todos aquellos que forman parte de la competición, entrenadores, jugadores, delegados. ¿Avisó de lo que ocurría al delegado del Campos? ¿Le instó a que se avisara por megafonía, personalmente, con la presencia de la fuerza pública, a que se terminaran los insultos? Son recursos que los árbitros tienen a su alcance y que deben utilizarse siempre que sean necesarios. Si después de todo ello se sigue persistiendo con total impunidad, bienvenida sea la suspensión del partido.

Según comenta Lara Ortega en sus declaraciones, un compañero le llamó comentándole que en un partido de cadetes un grupo de aficionados recriminó a un individuo que estaba insultando, y puso fin a estos insultos. ¿Suspendió el partido el compañero?

Quiero suponer que cuando Lara Ortega arbitraba en Segunda B o cuando iba de asistente tuvo la oportunidad de parar o suspender un partido porque desde la grada le insultaban. No me consta.

Es hora de que la Federación Balear se ponga a trabajar sobre esta cuestión. Está en sus manos que muchos de estos lamentables comportamientos que se suceden en los campos de fútbol no se sucedan, empezando por el colectivo de delegados, entrenadores y todos aquellos que forman parte de las competiciones. Y por supuesto, también el colectivo arbitral.

Compartir el artículo

stats