Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El rincón de pensar

Hay que agitar el mundo del fútbol

El árbitro del Campos-Platges de Calvià suspendió el partido cuando apenas se habían disputado 35 minutos y ha encendido el debate en torno a la violencia en el fútbol.

Hay que agitar el mundo del fútbol

Hay que agitar el mundo del fútbol

A raíz de la difusión del vídeo de la pelea de padres del partido entre el Alaró y el Collerense infantil se suscitó un debate en torno a la violencia en el mundo del fútbol que motivó todo tipo de pronunciamientos.Tanto de los directamente implicados, los clubes de fútbol, como del colectivo arbitral, las autoridades federativas, las asociaciones de padres y, cómo no, los políticos. Todos han tenido algo que decir y la conclusión común ha sido que estamos ante unos hechos que no se deben repetir y para ello se han propuesto toda clase de medidas teóricas para resolverlo.

Inesperada salida

Lo que seguramente nadie esperaba es que un árbitro, Lara Ortega, se tomara al pie de la letra esas intenciones de acabar con ese clima de violencia, con los insultos en un campo de fútbol, y decidiera suspender un partido, -de Tercera División y en el minuto 35- no porque hubiera una tangana entre espectadores sino por escuchar cómo desde la grada se le menospreciaba reiteradamente llamándole "tonto y gilipollas".

Aguas estancadas

Hay ocasiones en las que se requiere actuar como se hace cuando hay un flujo de agua que está estancado. Hay que agitarlo para ver qué pasa y conseguir que todo vuelva a fluir. Es lo que ha pasado en el mundo del fútbol. La violencia, sea física o verbal, se ha enseñoreado de este deporte sin que nadie haya hecho nada para evitarlo. Lo peor es que ahora ya no se ciñe solo a los partidos entre adultos, sino que ha llegado a todas las categorías, como bien hemos podido comprobar. El fútbol transforma al individuo en tribu y en las gradas se puede ver a personas educadas que al trasvestirse en espectadores de un partido se transforman y parecen tener patente de corso para poder desbarrar y vejar al contrario, al juez de turno, sin que nadie se extrañe de ello. Ilustrativas son las declaraciones del delegado del Campos que tras la suspensión aseguró que los insultos no eran una razón suficiente para suspender el partido. "No ha pasado nada, ni una entrada, ni una tarjeta. Esto es una cosa nunca vista. Se cargarán el fútbol en dos días". Tal vez habría que meditar si habíamos rebajado demasiado el listón de lo admisible en un campo de fútbol y no vale la pena meditarlo

Cuesta abajo sin frenos

Otro que debería agitar sus aguas es el Real Mallorca, que acaba la semana un puesto más abajo en la clasificación y dos puntos más lejos de la salvación, que ya está a cinco. Molango demostró tener las ideas muy claras en lo económico en la conferencia que ofreció el pasado miércoles en el club de este diario. Una estrategia que se antoja ponderada, pero que de nada va a servir si el equipo desciende a Segunda B. Perder la oportunidad de puntuar ante un rival directo como el Alcorcón, al que se da de paso oxígeno es fatal y no hacer nada ante ello sería otro error. Está claro que los que gestionan el capital humano, los jugadores, han fallado estrepitosamente. Lo está haciendo Olaizola y lo ha hecho quien ayudó a diseñar esta plantilla, Javi Recio. Permanecer impasible viendo cómo pasan las jornadas no es la solución. Algo hay que mover.

Y el At. Baleares con esperanzas

Aunque puede ser que los isleños que quieran disfrutar de la Segunda división lo hagan el próximo año viendo al Atlético Baleares. Volkman sí decidió cambiar las cosas y su apuesta por Josico, tres victorias en tres partidos, le hace atisbar lo que hasta hace poco parecía un sueño, la promoción de ascenso.

Compartir el artículo

stats