Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pilotades

El Génova denuncia que desde mayo no riega el césped de Es Garroveral

Toni Capellà del Xilvar ayer tras ser ingresado en el hospital. B. V.

El Génova ha dicho basta. El club de la barriada palmesana denuncia que desde el pasado mes de mayo no puede regar, "ni una gota", como afirman desde el club, el césped artificial del terreno de juego municipal de Es Garroveral. Desde esta entidad acatan las órdenes del Institut Municipal d´Esports, que desde ese mes envió una nota a los responsables de cada instalación para, con motivo de la escasez de agua, se restringiera su uso. Sin embargo, el Génova se queja de que son los únicos que cumplen esta restricción y que la situación ya es extrema dado que la sequedad del tapiz sintético propicia heridas en los niños y desperfectos en el terreno de juego.

"Vivimos una situación lamentable"

El directivo del Génova, Joan Aloy, se mostró ayer muy disgustado por no poder regar desde el pasado mes de mayo. "Llevamos más de cuatro meses, y son los del verano, que no se ha regado ni una gota. El césped seco está produciendo quemaduras en las piernas de los niños que allí juegan y entrenan; además de que hay varias partes del campo que se levantan", señaló indignado. Aloy quiere dejar claro que su club acata las normas del Ajuntament de Palma pero cree que es el único que lo hace. "Hemos ido a jugar a otros campos municipales y riegan antes, mientras y después de un partido. No entro si lo hacen bien o mal pero considero que todos hemos de ser iguales ante la norma. Necesitamos una solución ya", concluyó.

El drama planeó sobre sa Indioteria

El pasado sábado el drama planeó en sa Indioteria de Palma donde se jugaba el partido de Regional Preferente entre el La Victoria y el Xilvar (0-3). Cuando habían transcurrido los primeros diez minutos del encuentro y con el resultado inicial en el marcador, el jugador visitante Toni Capellà chocó con un adversario en un lance del partido. El futbolista de Selva cayó al suelo tras recibir un fuerte golpe en la cabeza. Los primeros momentos fueron de nervios ya que Capellà no se movía. La rápida intervención de una espectadora que estaba en la grada y del segundo entrenador del conjunto del La Victoria, que pudieron sacarle la lengua para que no se atragantara, propició que el futbolista se reanimara. Las asistencias médicas acudieron al terreno de juego y le trasladaron a un centro médico. Tras pasar la noche allí en observación el jugador recibió ayer el alta médica. Ahora en breve podrá volver a los entrenamientos.

Compartir el artículo

stats