Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciclismo

Medio siglo del drama de Miquel Bover

El único ciclista mallorquín vencedor de etapa en el Tour de Francia falleció hoy hace 50 años en un accidente de tráfico, cuando el Seat 600 que conducía fue embestido por un camión junto a Son Ferriol

Miquel Bover en el podio del Tour de Francia de 1956, tras ganar la crono con final en Lyon.

A pocos días del inicio de la disputa de la XXV edición de la Challenge Volta a Mallorca, coincide con la jornada de hoy el cincuentenario de la dramática muerte, en accidente de tráfico, del único ciclista mallorquín con página propia en el libro de oro del Tour de Francia como vencedor de etapa. Honor mayúsculo que desde 1956 ostenta el todavía llorado y recordado Miquel Bover Pons.

Medio siglo se cumple hoy del accidente que una fría mañana del martes 25 de enero de 1966, sobre las 06:30 horas, a la altura de Son Ferriol, y todavía dentro del municipio de Palma -kilómetro 5 de la carretera general con dirección a Capdepera-, fue embestido por un camión el Seat 600 que conducía un joven Miquel Bover, de apenas 36 años de edad.

El héroe de Lyon, donde firmó su histórico triunfo en la contrarreloj individual de 74 kilómetros de la etapa número 20 del Tour de Francia de 1956, perdió la vida dejando esposa y dos hijos.

La muerte de Miquel Bover en accidente de tráfico presentó muchos paralelismos con la de otro de los grandes del ciclismo de ruta mallorquín. Un Antoni Gelabert -décimo en la general del Tour del año 1952-, quien en 1955 perdió la vida, con 35 años, en el Coll de Sóller, víctima del siniestro que sufrió el coche en el que viajaba.

Del desastre que terminó con la vida de Miquel Bover informó DIARIO de MALLORCA, explicando: "Se dirigía a una finca de su propiedad, en el Seat 600, matrícula M-2156888. En dirección a Palma circulaba un camión de gran tonelaje, matrícula PM-58386, a una velocidad que no ha podido ser determinada. De improviso surgió el accidente, el inesperado accidente de tráfico que segó de golpe la vida de un hombre. Un hombre que respondía al nombre de Miguel Bover".

"Había niebla, al parecer espesa. Aún no había amanecido. El accidente no tuvo otro testigo que el propio conductor del camión, José Fernández Belmonte. Se mencionó un carro que no llevaba luz piloto. El carro no pudo ser hallado, ni nada se sabe de su conductor", se informó sobre las circunstancias del siniestro.

"Lo cierto es que el chófer del camión se vio obligado a frenar bruscamente. Las ruedas derraparon y aquella fortaleza rodante chocó con extraordinaria violencia contra el 600 en el que viajaba Miquel Bover, cuyo cadáver presentaba profundas heridas. Lesiones mortales de necesidad", relató DIARIO de MALLORCA en su crónica sobre el suceso. La trágica desaparición del ganador de etapa en el Tour causó gran sensación en la Mallorca de mediados de los 60, con Miquel Bover reconocido por sus éxitos y gentileza.

Compartir el artículo

stats