Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenis

Fuera del 'top-ten'

Nadal saldrá el próximo lunes de los diez mejores del circuito por primera vez desde abril de 2005 si Tsonga derrota mañana a Wawrinka y alcanza la final de París

Rafel Nadal mira al cielo ayer durante el duelo.

Rafel Nadal mira al cielo ayer durante el duelo. reuters

La caída está siendo demasiado dura. Con la derrota de ayer en cuartos de final de Roland Garros, Nadal ha culminado su particular descenso a los infiernos. Por primera vez desde abril de 2005, cuando comenzó su tiranía sobre la superficie de tierra que culminaría con su primer título en la central de París, el tenista de Manacor puede quedar fuera del 'top-ten'. Pasará si hoy el francés Jo Wilfried Tsonga se clasifica para la final en su partido ante el suizo Stan Wawrinka. En el caso de que el jugador de Nantes pierda, Nadal descenderá a la décima plaza y se mantendrá por los pelos entre los diez mejores del circuito. De todas formas, en la 'race', la clasificación que valora la trayectoria de cada jugador durante el año natural, Nadal conserva la octava plaza, la última que da acceso a la Copa de Maestros de Londres, que se celebra en el mes de noviembre. Del número uno, que ostentaba hace escasamente once meses -lo perdió el 7 de julio tras la victoria de Djokovic en Wimbledon- ha pasado al número diez.

Superada la temporada de tierra, por primera vez en su carrera en blanco en los torneos que se disputan en Europa, llega ahora una parte del calendario en el que Nadal solo puede sumar. Y es que, tras quedar eliminado por el joven australiano Nick Kyrgios en los dieciseisavos de final de Wimbledon, a Nadal apenas se le vio sobre una pista de tenis. Renunció a los torneos de Toronto y Cincinnati por una lesión en la muñeca derecha. Raapareció el 30 de septiembre en Pekín, donde cayó en cuartos de final ante el eslovaco Klizan. A la semana siguiente, en Shanghái, con un principio de apendicitis, perdió en primera ronda ante Feliciano López. Y en Basilea, el 24 de octubre, disputó su último partido de 2015 al caer ante el imberbe Coric. Diez días después es operado de apendicitis tras darse cuenta de que no podía continuar jugando en inferioridad de condiciones físicas.

Stuttgart y Queen's

La vida sigue para Nadal. A partir del lunes disputará el torneo de Stuttgart, que por primera vez se disputa sobre hierba, y el día 15 regresa a Queen's, ambos de preparación para la cita de Wimbledon, donde se ha marcado como objetivo superar los dieciseisavos -donde llegó en la pasada edición- para sumar puntos en su carrera por meterse en la Copa de Maestros. Parece que ha pasado una eternidad desde que ganó en la Catedral del tenis, en 2008 y 2010 y disputó su última final en la hierba londinense en 2011. Son otros tiempos para Nadal.

Compartir el artículo

stats