A partir de las ocho y media de la mañana (hora local) le corresponderá a David Bustos disputar la primera de las tres eliminatorias de 1.500 metros lisos, buscando una de las seis primeras posiciones de su carrera para pasar directamente a las semifinales del viernes. Pasarán a disputar la siguiente ronda un total de veinticuatro atletas (doce por semifinal), por lo que en las tres eliminatorias de hoy la criba se centra en pasar entre los seis primeros de la carrera más otros seis tiempos repescados del total por tiempos. Bustos se encontrará en su carrera con el vigente campeón mundial y líder mundial del año, el keniano Asbel Kiprop (3:27.72 en Mónaco el pasado mes de julio), además del francés Florian Carvalho, plata en el Europeo absoluto de 2012 por delante del mallorquín y oro en el Europeo sub´23 de 2011, también por delante de Bustos, que fue bronce.

Pero en un Mundial habrá muchos más rivales incluso desde la primera ronda, caso del etíope Aman Wote (3:32.65), el marroquí Abdalaati Iguider (3:31.47) o el corredor de Djibouti Ayanleh Souleiman (3:30.31), que a buen seguro van a complicar mucho una clasificación donde trece atletas buscarán, en la eliminatoria de David Bustos, garantizarse el paso seguro a semifinales. De los treinta y ocho participantes en 1.500 metros masculinos en este Mundial, solo doce alcanzarán la final que se celebrará el próximo domingo. Una empresa complicada, en la que van a jugar muchos factores como, por ejemplo, el momento de forma en que cada atleta llega al Mundial, el horario al que se celebra la prueba (será a las diez y media de la mañana en Moscú, dos horas menos en España) y también, cómo no, la forma en que se recupera de cada carrera para llegar en las mejores condiciones a la siguiente.

David Bustos figura en su eliminatoria como octavo atleta por marcas obtenidas en esta temporada, por lo que las posibilidades de pasar ronda son reales, si bien también dependerá del planteamiento táctico que se haga en la prueba. En este caso, la última de las tres eliminatorias cuenta con ventaja, al poder conocer los tiempos de repesca de las carreras previas. A las once de la mañana se sabrá el desenlace final.