El tono de voz de Javier Sanz cuando descuelga el teléfono delata su satisfacción por la semana que acaba de vivir. "Ha sido la mejor Copa del Rey Mapfre de las treinta y dos ediciones a todos los niveles", subraya sin titubear. El presidente del Real Club Náutico de Palma hace un orgulloso balance de la semana que acaba de vivir. "Digo esto por el nivel de participación, que ha sido récord, con regatistas de veinticuatro países diferentes que explican que es una prueba consolidada y con nombre internacional. Pero también tengo que confesar que estoy muy satisfecho por la repercusión que ha tenido tanto en la isla como fuera de ella e incluso diría que sorprendido", explica a DIARIO de MALLORCA.

El dirigente asegura que lo que más le satisface es el desarrollo que ha tenido el evento a nivel deportivo. "Eso es lo más importante", incide. "La respuesta de los regatistas ha sido lo mejor porque hay que tener en cuenta que hemos tenido en la bahía de Palma a los mejores barcos con grandes tripulaciones, con campeones del mundo, europeos y olímpicos", apunta. Y finaliza su argumentación añadiendo otro aspecto. "Y sentir la fuerza que tiene la Copa a nivel mundial porque los regatistas quieren estar aquí", dice.

También admite que no todo ha salido bien y que en algunos asuntos tienen que mejorar, pero se niega a desvelarlos: "Esas cosas se quedan dentro del vestuario y es mejor resolverlas internamente. El martes -mañana para el lector- ya lo analizaremos". Pero sí que tiene claro un aspecto en el que quiere insistir todavía más. "Tenemos que profundizar en la línea en la que estamos. Los mallorquines se tienen que dar cuenta del nivel que tiene esta regata porque vienen los mejores del mundo", señala.

Sanz no oculta su resignación por la imposibilidad de que haya un único campeón y no ocho, como es el caso entre los de tiempo compensado y real, por las clases que entran en competición. "Ya lo hemos intentado en otras ocasiones, pero no puede competir un barco de veinticinco metros contra otro de ocho. A los regatistas les gusta competir contra veleros de sus mismas esloras. Por eso hemos diseñado tres campos de regatas en la bahía, aunque sea menos vistoso", expresa.

Y deja claro que en la siguiente edición van a seguir con la misma dinámica. "El modelo lo vamos a mantener, aunque está claro que tiene que reinventarse e intentar mejorar. Estamos muy contentos por el apoyo de los patrocinadores y esperemos que esta Copa todavía vaya a más en este sentido", comentó. Y destaca que en términos económicos esta prueba no supone un perjuicio al Náutico de Palma: "Cubrimos gastos con una relación público-privada. A los socios no les cuesta ni un duro".

Sanz, que se conformó con la cuarta posición en X-35 con el ´Red Eléctrica´, ya adelantó el sábado que la Copa del Rey Mapfre de 2014 empezará el 2 de agosto, unos días más tarde de lo tradicional. "Este septiembre ya nos ponemos a organizarla", concluye. No hay tiempo que perder.