El seleccionador de España de fútbol sala, José Venancio López, dijo ayer que en la final del Mundial de mañana tendrán que "imprimir un gran ritmo al partido". Venancio indicó que a pesar de la abultada victoria ante Italia, España había "sufrido" en un partido muy "difícil". "El resultado puede decir otra cosa, pero hemos sufrido porque el partido ha sido muy cerrado, muy difícil. Hemos tenido que hacer un desgaste tremendo", declaró el técnico español. "Hemos sido superiores todo el partido", concluyó.