La selección española, con el mallorquín Miguelín en sus filas, venció ayer a Italia en las semifinales (4-1) y se medirá a Brasil, quien derrotó a Colombia (3-1), en la final del Mundial de fútbol sala que se disputará mañana en Bangkok (Tailandia).

?El palmesano, que ya fue campeón de Europa com el combinado nacional, está a punto de volver a hacer historia. El ex del Fisiomedia Manacor, ahora en las filas de ElPozo Murcia, no fue titular ni pudo marcar -mandó un balón al poste-, pero contribuyó al éxito ante los italianos.

?El partido que enfrentará a ambas selecciones, quienes partían como las grandes candidatas a levantar el cetro mundial, supondrá la reedición de la final del pasado Campeonato del Mundo que ganó Brasil en los penaltis en 2008. España fue el claro dominador del partido frente a Italia. En el minuto 8 del encuentro, una jugada de estrategia en un saque de banda botado por Torras impactó con el italobrasileño Saad Assis, quien mandó el balón a sus redes. España tuvo ocasiones para ampliar la ventaja antes del descanso, pero la falta de acierto ofensiva y el buen partido del meta italiano Mammarella evitó el 2-0.

?Tras la reanudación, España mandó dos balones al poste, primero Fernandao y después Miguelín, pero fue Italia el que lograba mandar el balón a las redes por medio de Merlim, que aprovechó un desajuste defensivo de ´la roja´ durante un cambio de jugadores. A los 11 segundos de la igualada, Alemao volvió a poner por delante a España tras rematar en el segundo palo una asistencia de Torras. Lozano puso el tercero al cruzar el balón ante la salida del portero de Italia y Lin sentenció con el cuarto a falta de dos minutos y medio para la conclusión. Con esta clasificación, España ha hecho historia al meterse en cinco ocasiones seguidas en el partido por el título en un Campeonato del Mundo, algo que nadie había conseguido antes.