El Atlético Baleares reaccionó ayer con un buen triunfo a una semana convulsa y al último tropezón en casa, ante el Binissalem. "El pasado domingo -en referencia a la derrota ante los binissalemers- nos salimos del camino que tenía el equipo, de lo que habían sido los últimos encuentros", explicó el técnico blanquiazul, Pep Sansó.

"Lo que más deseábamos era que llegase este encuentro lo antes posible para demostrarnos a nosotros mismos que tenemos un nivel para competir", indicó el entrenador balearico.

Por su parte, el portero Mackay indicó que el equipo había hecho "un gran trabajo". "Quiero agradecer a la afición del Baleares su apoyo, ojalá que también nos animasen así en el Estadio Balear", añadió.