17 de diciembre de 2010
17.12.2010

Villarreal, enemigo de por vida

Cladera rechaza el ofrecimiento del presidente de la Liga para mediar en el conflicto entre el Mallorca y el club castellonense

17.12.2010 | 16:47
Pep Lluís Martí durante el entrenamiento de ayer en Son Bibiloni.
El Mallorca está casi en pie de guerra. El partido de este sábado ante el Villarreal ha aumentado la adrenalina en el seno del club. Jugadores, directivos, empleados y afición coinciden en señalar que mañana se juegan "algo más que tres puntos". Los rojillos no olvidan la afrenta veraniega del ´Submarino amarillo´, cuya denuncia ante la UEFA provocó que se excluyera al Mallorca de la Liga Europa. Una maniobra en los despachos que el capitán Pep Lluís Martí calificó ayer de "jugarreta, por llamarlo de alguna manera".
El veterano centrocampista reconoció que "es un partido diferente". "La jugarreta del verano, por llamarlo de alguna manera, se la intentaremos devolver en el terreno de juego, que es donde se juega al fútbol de verdad", afirmó el capitán, que añadió: "Conseguir tres puntos ante el Villarreal sería el mejor regalo de Navidad para nosotros y para la afición".
"Se une todo: las dos derrotas consecutivas y lo que vivimos en verano... esa sensación de impotencia por la decisión que se produjo. Sí es cierto que es un partido especial", recalcó Martí, que agregó: "Los jugadores no tienen nada que ver, pero la entidad [en referencia al Villarreal] sí hizo todo lo posible para recuperar la plaza que no ganó en el campo".
En la directiva del Mallorca también hay ganas de revancha. Su primera acción fue no acudir al palco, pero no ha sido la única respuesta. El presidente de la Liga de fútbol Profesional, José Luis Astiazarán, se puso en contacto con el Mallorca para "normalizar la situación". Según confirmó ayer el presidente Jaume Cladera, se le respondió que "ya no es posible reconducir la situación". "Representamos a la afición del Mallorca y está ofendida por la actuación del Villarreal, que empleó argumentos no deportivos. Moralmente no somos capaces de mantener una relación con el Villarreal", argumentó.
"Sí, el Villarreal nos ha llamado, pero no hemos hablado. Hay cosas que no se pueden hablar por teléfono, hay que sentarse en una mesa", sentenció Cladera.
Más contundente fue ayer Jordi Morey, coordinador del área social del Mallorca: "Esa llamada llega tarde, ahora ya no es el momento de dar explicaciones". "El Villarreal ha dejado de ser un rival, para convertirse en enemigo. Ahora es enemigo de por vida", sentenció.
En el club tienen el apoyo de la afición, como reflejan las palabras de Carme Suau, de la peña Hostals, que ayer dijo estar "de acuerdo con las decisiones que ha adoptado el club". "El Villarreal está recogiendo lo que ha sembrado, Ellos han fomentado que no haya una buena relación", concluyó.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Un ejemplo de Afouteza e Corazón

LaLiga reconoció a la afición del conjunto celeste con el premio "Jugador 12" en la pasada temporada. Sin ellos hubiera sido imposible "A Nosa Reconquista"