Pep Lluís Martí fue protagonista del encuentro a su pesar, cuando el colegiado Paradas Romero decretó un penalti contra él por manos en el área en el último suspiro del partido. El palmesano negó voluntariedad y criticó que la jugada había tenido lugar con el tiempo reglamentario cumplido. "Evidentemente no es penalti. Primero la pelota me da en la pierna y después el rebote hace que vaya a la mano. Pero el árbitro lo ha interpretado de otra manera", lamentó Martí.

"Además ya se había pasado el tiempo. Él había decretado cuatro minutos y en ese tiempo no ha habido cambios. Ha prolongado más de lo que había marcado. Después he ido a hablar con el árbitro, pero no ha sabido qué decirme", subrayó el centrocampista, quien no olvidó hacer autocrítica. "Era un partido muy importante y nos ha faltado tranquilidad para cerrar el partido. Eso es porque somos un equipo ambicioso que siempre mira la portería, pero hay que aprender de los errores", señaló.

"Estamos molestos por la manera cómo hemos perdido. Te ves impotente, pero no podemos hacer nada por cambiar eso. Hay que mirar hacia adelante", remachó Martí.

Por su parte, Nunes afirmó que "la explicación de la derrota es sencilla". Según el capitán bermellón, el equipo no fue "capaz de aguantar el empate" y por eso la jugada del penalti "fue decisiva". "Para algunos árbitros es penalti y para otros no es nada", comentó. En cuanto al resultado, Nunes afirmó que los jugadores están "más cabreados por la derrota que por el penalti". "Al final te quedas con cara de tonto", apuntó.

Pau Cendrós

Pau Cendrós también se mostró afligido por la derrota y dijo que el equipo está "fastidiado". "Creo que el equipo ha luchado y nos han quitado un punto que nos merecíamos. No ha sido penalti y además ya se había superado el tiempo reglamentario", sentenció el canterano.