¿Rumbo a una temporada de récords? La respuesta la tienen Leo Messi y Cristiano Ronaldo, lanzados ya a plena potencia en la Liga española. Disputadas nueve fechas del campeonato, el argentino y el portugués se están confirmando como lo que son, dos estrellas inabordables cuando explotan en toda su dimensión.

Sus inicios de temporada, salvo algún bache pasajero, inapreciable actualmente, es para enmarcar. Tras los dos tantos en la goleada de 5-0 el sábado ante el Sevilla, el delantero del Barcelona suma 15 goles, los mismos que su rival del Real Madrid, autor de otros dos en el 3-1 sobre el Hércules. Así vienen funcionando desde la temporada pasada, cuando la Liga juntó a las dos máximas figuras del fútbol actual: golpea uno, responde el otro. Un apasionante duelo a distancia que en cuatro semanas será un cara a cara en el esperado superclásico que se jugará en el Camp Nou.

Un partido para el que Messi parece estar preparado no sólo fubolísticamente, sino también mentalmente. ¿O es que no llama la atención que el discreto y callado argentino se plante ante una de las habituales provocaciones del portugués Jose Mourinho, el técnico blanco? "Todo lo que llega desde fuera nos rebota", dijo Messi en la jornada de ayer tras la victoria ante el Sevilla. "Él busca picarnos, que entremos en su juego, pero no lo haremos. No hay que darle importancia a lo que diga Mourinho", señaló el astro argentino.

Un Messi inusual, más allá de que lo que verdaderamente importa de él es lo que ofrece sobre el césped. Y los números dicen que ofrece mucho: nueve goles en la Liga, uno cada 77 minutos, y 15 en total en lo que va de la temporada: cuatro en la Liga de Campeones, tres en la Supercopa y uno con la selección argentina.

Cristiano tiene 12 en la Liga, aunque con dos partidos más, lo que sitúa su promedio en un gol cada 88 minutos. El portugués también suma 15 en lo que va de la temporada: uno en la Liga de Campeones y dos con la selección portuguesa. "Me encuentro fenomenal", asegura.

Esa es una de las cosas que ha cambiado para el jugador del Real Madrid, su estado de confianza. Cristiano Ronaldo reconoció marcharse "contento" del Rico Pérez de Alicante. "Me siento muy feliz por poder conservar el liderato. Yo me siento bien desde hace unos partidos, pero es que el equipo está fenomenal", manifestó el portugués al término del encuentro. Me marcho contento por todo, por marcar y por ganar", dijo.

Y es que Cristiano Ronaldo es un jugador distinto cuando marca goles y está con más confianza. Y eso su equipo lo nota. Así lo demuestran las declaraciones de su compañero de equipo y selección, Ricardo Carvalho, quien ayer aseguró que para Ronaldo es muy importante marcar goles. "Se fija mucho en la portería y necesita el gol para sentirse bien en el campo", dijo.

Además, la gran temporada que está realizando el portugués le ha posibilitado alcanzar unos números de auténtico crack mundial. Y es que en apenas un año, Ronaldo ya ha marcado los mismos goles que Zidane en sus cuatro temporadas como futbolista blanco. El francés, en 155 partidos de Liga como jugador madridista, anotó 37 goles. Ronaldo, tras los dos goles conseguidos en Alicante, iguala a Zizou en número de dianas en el campeonato liguero aunque, eso sí, sólo ha necesitado 38 partidos para llegar a esta cifra.

Por su parte, Messi sigue demostrando año tras año que es un futbolista superlativo. Cada nueva temporada demuestra que puede dar más de sí y que su juego está en contínua evolución. Con su progresión, Messi bien puede superar los 47 goles marcados en la temporada anterior. Además, al igual que Cristiano Ronaldo, tiene en la mira el récord de 38 en una temporada de Liga, marca que comparten el mexicano Hugo Sánchez y el español Telmo Zarra.

La actuación de ambos cracks contra el Mallorca fue diferente. Cristiano Ronaldo debutó en Liga contra el equipo de Laudrup y no pudo marcar, a pesar de tener un mano a mano que sacó con acierto Aouate. De hecho el conjunto madridista fue incapaz de anotar en el Iberostar Estadio. Presuntamente ahí comenzó su ansiedad. Por su parte, el ´diez´ blaugrana sí estuvo más acertado que el portugués ante el Mallorca. En el Camp Nou, Messi marcó un golazo con un disparo ajustado ante el que nada pudo hacer Aouate. Sin embargo, no fue suficiente para conseguir la victoria, ya que Nsue empató de cabeza.

Messi y Cristiano están encendidos, de eso no hay duda. Mientras el portugués acumula un póker y tres dobletes, el argentino suma un triplete y cuatro dobletes. Y con ambos pisando ya el acelerador a fondo, sus equipos encuentran el funcionamiento óptimo para afrontar una temporada que, una vez más, parece que será bipolar.

Si hace un par de semanas se cuestionaba el juego del Real Madrid, la explosión de fútbol y goles de Cristiano Ronaldo enterró el debate ficticio. Pero el portugués no está solo, su fútbol funciona también gracias al gran momento del argentino Ángel Di María, la buena adaptación del alemán Mesut Özil, los destellos de Gonzalo Higuaín y la seguridad de Iker Casillas, entre otros. Si hasta el ´crucificado´ francés Karim Benzema mostró el sábado que sigue vivo y que puede aportar mucho al equipo, aunque sea partiendo desde el banquillo.

Y en el Barcelona, que hasta hace unos días vivía cierto nerviosismo, el ánimo vuelve a estar alto al comprobar dos asuntos fundamentales: Messi está en llamas, y David Villa, autor de un doblete el sábado, recuperó la memoria de cara a portería.

Un mes mágico para el delantero luso con trece goles en nueve partidos

Cristiano Ronaldo ha vivido en octubre el mejor mes de su carrera deportiva, en el que ha marcado trece goles en nueve partidos. Ello contrasta con la sequía que tuvo en Septiembre, cuando sólo anotó un gol. Las principales víctimas de Ronaldo fueron el Racing, al que marcó cuatro goles; y Málaga, Deportivo y Hércules, a los que marcó un doblete.