12 de agosto de 2010
12.08.2010

La Virgen de Guadalupe hizo campeona a España

Villar ofrece el trofeo a la patrona de los mexicanos y cumple la promesa de su última visita, cuando pidió el título en el Mundial

12.08.2010 | 08:30
Ángel María Villar posa junto a Monseñor Diego Monroy y la Copa del Mundo.
La Copa del Mundo que la selección española ganó en Sudáfrica el pasado 11 de julio fue llevada por directivos de la Federación Española de Fútbol ante el altar de la Virgen de Guadalupe, en su templo de Ciudad de México.
El presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF), Ángel María Villar, acudió para escuchar la misa en la Basílica, en el norte de la capital. En un emotivo acto, Villar, ofreció el trofeo ante Monseñor Diego Monroy cumpliendo con la promesa dada en su última visita a México. Los dirigentes españoles estuvieron acompañados por el presidente de la Federación Mexicana de Fútbol, Jacinto Desio de María, y otros miembros de su equipo directivo.
La Copa del Mundo se colocó ante la imagen de la Virgen de Guadalupe, patrona de los mexicanos, donde permaneció durante toda la misa. La basílica albergó a numerosas personas que quisieron sumarse a al acto, seguidores del fútbol y amantes de todo lo relacionado con lo español que vitorearon y jalearon cada instante de la celebración.
En su homilía, Monseñor Monroy Ponce destacó los valores humanos que el deporte genera en la sociedad universal y consideró que es un vehículo de creación de fuerzas espirituales. "No se trata sólo del triunfo sino, de la espiritualidad que implica realizar un esfuerzo de esta dimensión", afirmó Monroy Ponce.
"Estamos muy felices de que la Real Federación Española de Fútbol haya cumplido su deseo ante la Morenita del Tepeyac, la madre de todos", añadió.
"Viva España!", gritó un aficionado al concluir la ceremonia religiosa. Tras ella, los directivos de la federación española regalaron una camiseta de La Roja a Monroy Ponce. En conferencia de prensa celebrada unas horas antes en Ciudad de México, Villar explicó que es creyente y que siempre que ha viajado a México ha visitado la Basílica de la Virgen de Guadalupe.
"Cuando vine a firmar el convenio (para disputar el polémico partido amistoso contra México) escuché misa allí y pedí ser campeón del mundo. Soy un egoísta, ya que esas cosas no se piden, pero la madre de Dios me lo ha concedido. Por ello, al venir a jugar planteé la posibilidad de presentar ante la imagen la copa que ganamos en Sudáfrica", señaló el directivo. Por último, Ángel Villar destacó el papel que desempeña la Virgen de Guadalupe como "unificadora de todos los mexicanos".
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas