09 de julio de 2010
09.07.2010
R.C.D. Mallorca. Institucional

El grupo de Serra compra un 60% del Mallorca y ficha a Nadal y a Pons

El diplomático Josep Pons dejará la embajada en Viena para ser presidente y Rafel Nadal será accionista

09.07.2010 | 03:09
Rafel Nadal, nuevo accionista, posa con una camiseta junto a su tío Miquel Angel.
Cambio de propiedad incompleto. El grupo de Llorenç Serra Ferrer solo ha podido comprar el sesenta por ciento del paquete accionarial de Mateu Alemany porque todavía no ha encontrado un inversor que se convierta en el máximo accionista de la institución bermellona, según ha podido saber DIARIO de MALLORCA. De este modo, Mateu Alemany, con casi el cuarenta por ciento de los títulos, sigue siendo a día de hoy el principal accionista del club.
El diplomático Josep Pons Irazazábal se hará cargo de la presidencia de la entidad. En los próximos días formalizará su renuncia a ocupar la embajada de España en Viena y se dedicará a tiempo completo al Mallorca. Será un presidente profesional, por lo que cabe suponer que cobrará un sueldo.
El pobler, que ocupará la vicepresidencia y será el máximo responsable del área deportiva, ha logrado finalmente atraer para su proyecto a Rafel Nadal, que será accionista junto con su padre Sebastià y su tío y ayudante de Michael Laudrup, Miquel Àngel. Los tres estarán representados en el Consejo por el abogado de la familia, Fernando Martos. "Si con mi aportación e imagen puedo hacer que el club salga adelante, para mí es un honor", dijo ayer el tenista.
El grupo de Serra Ferrer pagó ayer ante notario 1.200.000 euros. Falta el inversor que aporte 800.000 para llegar a los dos millones que vale el paquete de Mateu Alemany, que tiene el 98 por ciento de las acciones.
El pobler (300.000 euros) lidera el grupo de pequeños inversores de la entidad. El pobler solo tenía pensado aportar 200.000, pero ha tenido que asumir el porcentaje del abogado Miquel Coca (100.000 euros), quien a última hora decidió no invertir. El economista Pere Terrassa, el hotelero Jaume Cladera, la familia Nadal, el empresario Biel Cerdà y el diplomático Josep Pons desembolsaron en torno a los 100.000 euros cada uno. Todos ellos tienen además silla en el Consejo de Administración.
"Queremos abrir el club a la sociedad mallorquina y a los jóvenes deportistas", dijo Pons en una rueda de prensa en la que tanto él como Serra Ferrer ocultaron que sólo han comprado una parte de los títulos de Almenay.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook