30 de octubre de 2009
30.10.2009
Fútbol. Copa del Rey

Esto se puede remontar

El gol de penalti de Martí deja la eliminatoria abierta para un discreto Mallorca tras caer ante un voluntarioso Valladolid

30.10.2009 | 09:02
Mattioni, que se estrenó como jugador rojillo, disputa el balón con el pucelano Yuri.
El Mallorca perdió la primera batalla, pero tiene muchas opciones de ganar la guerra que se librará en la vuelta en Son Moix. Los rojillos sucumbieron ante un voluntarioso Valladolid, es cierto, pero este mismo equipo está capacitado de sobras para darle la vuelta a la eliminatoria (2-1).
Esta derrota no asusta, aunque es un aviso para los siete jugadores que ayer disfrutaron de su oportunidad. La mayoría defraudaron, aunque la mediocridad de los pucelanos ayudó a que no se evidenciaran todavía más sus carencias. El Mallorca encajó el gol de la derrota justo cuando estaba mejor, pero exhibió demasiados problemas en la primera parte. No obstante, el gol de Martí de penalti puede resultar decisivo para el desenlace del enfrentamiento. Ni Mattioni, Rubén, Corrales, Varela, Pezzolano o Keita aprovecharon la oportunidad que les dio Manzano, por lo que en Liga seguirán los de siempre. Pero tampoco es para alarmarse. Ni mucho menos. Lo mejor es que hay muchas opciones de remontar. El Valladolid es un equipo muy justito que evidencia muchos problemas en defensa. Otra cosa es que los baleares estén finos en Palma y que los problemas institucionales no acaben por trasladarse también a los vestuarios de Son Bibiloni.
Es difícil empezar peor un partido. Cuando ni siquiera algunos aficionados habían tomado su asiento en el José Zorrilla, el Valladolid ya se puso por delante. Apenas se cumplían los dos minutos cuando Arzo, completamente solo, batía a Aouate anta una defensa rojilla totalmente empanada. Ese tanto fue un gran mazazo que condicionó la primera mitad.
Los visitantes sufrían para entrar en el partido, estaban demasiado imprecisos en los pases. Eso facilitaba la labor de un crecido Valladolid, que sin hacer nada del otro mundo era el dueño del partido. Bueno se erigió en el líder de los locales. En sus botas tuvo el dos a cero, pero su tiro se fue demasiado alto tras dejar en evidencia a la zaga isleña. El Mallorca estaba incómodo, pero poco a poco fue asentándose sobre el césped. Siete novedades son muchas para un once al que le costaba combinar con acierto. Tuni, a balón parado, lo intentó sin suerte. Hasta que Keita hizo de Keita. Esto se traduce en que se desmarcó con mucha velocidad, recibió el balón y cuando se disponía a chutar fue objeto de un clamoroso penalti de Barragán. Iturralde González no lo dudó, pero lo extraño es que el lateral no viera ni siquiera la tarjeta amarilla. Martí lanzó la pena máxima de forma magistral y puso las tablas en el marcador. Era lo mejor que le podía pasar a los bermellones en veintisiete minutos de encuentro. Con media ocasión había conseguido marcar un tanto que en el torneo del KO vale el doble por ser fuera de casa.

Pezzolano

Pezzolano, que ayer también se estrenaba como titular, condujo un peligroso contraataque que acabó en las manos de Fabricio tras un disparo. El uruguayó mostró algún buen detalle con el balón en los pies, pero estuvo demasiado escondido. Apenas recibió balones y eso le impidió demostrar su talento. El encuentro entró en su fase más igualada. El Mallorca había espabilado definitivamente. Sin embargo, era incapaz de sujetar a Bueno. El canterano madridista volvió loco a Mattioni y dispuso de una nueva oportunidad para fusilar, pero su punto de mira apuntó hacia arriba. El brasileño despierta dudas en defensa. Anoche perdió con demasiada facilidad la posición. Incluso estaba despistado, un defecto muy peligroso para un defensa. Eso sí, se nota que tiene mucho recorrido y que con el balón en los pies tiene calidad. Habrá que darle tiempo, pero debe mejorar en labores destructivas. Justo antes de finalizar el primer acto, Tuni chutó con peligro pero su disparo salió fregando el palo de Fabricio. El solleric ya lo celebraba.
El Mallorca saltó al campo muy enchufado en la reanudación. Tenía más claro lo que debía hacer. Y ahí los pucelanos sacaron sus limitaciones. Ramis remató y sólo Arzo, sobre la misma línea de gol, despejó milagrosamente cuando el meta ya estaba totalmente batido. Qué pena. Keita, en la siguiente jugada, probó fortuna, pero el cancerbero estuvo en su sitio. Fueron los mejores minutos de los pupilos de Manzano, que lamentaron no reflejar su superioridad en el marcador. Era el momento ideal para dar carpetazo a la eliminatoria. Ramis fue sustituido por culpa de unas molestias, pero la entrada de Borja añadió más calidad al centro del campo. Bruno China, que fue de menos a más, dispuso también de su ocasión. Su disparo se marchó por encima del larquero. El portugués tiene buena pinta, pero en su posición necesita confianza. El excelente momento de Mario y Borja se antojan como el gran problema del pivote.
Y cuando el tanto foráneo parecía más cerca, llegó el jarro de agua fría. El tanto pucelano lo empezó a fabricar Mendilibar con su decisión de introducir a Nauzet y Diego Costa. Fue la clave para que los castellano-leoneses acabaran venciendo. El canario se internó por la banda y sirvió un magnifico centro al brasileño, que sólo tuvo que marcar para subir el dos a uno en el marcador. Era el minuto 78. Los pucelanos recibieron el premio que se merecieron en la primera parte, pero jamás en la segunda.
Los bermellones no se descompusieron, pero ni siquiera la entrada de Webó cambió las cosas. Keita y el propio camerunés disfrutaron de sendas ocasiones para empatar, pero fallaron. El guineano volvió a estrellar sus ilusiones en Fabricio tras otra jugada en la que se quedó solo. Habrá que demostrar en el Ono Estadi que hay ganas de meterse en los octavos de final. La pena es que ayer no fue una noche inspirada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.