La prensa portuguesa destaca hoy que la Fiscalía acusa a Pinto da Costa de estar implicado en la puesta a disposición del trío arbitral de ese partido de los servicios de varias prostitutas. El Oporto ganó 2-0 al equipo lisboeta.

La decisión de la Fiscalía sigue a la denuncia de la ex compañera sentimental durante varios años de Pinta da Costa, Carolina Salgado, quien señaló durante la investigación del caso "Silbato dorado" al empresario Antonio Araújo -ligado al presidente del Oporto- como la persona que pagó a las prostitutas.

La Fiscalía acusa también al propio Araújo, al número dos del Oporto, Reinaldo Teles, y al trío arbitral que encabezó Jacinto Paixao.

El caso "Silbato dorado" volvió a la actualidad al comienzo del año, después de que Salgado publicara un libro titulado "Yo Carolina", en el cual relata los procedimientos llevados a cabo por su ex marido para sobornar a los árbitros en determinados partidos.

Carolina Salgado conoció a Pinto da Costa en un bar de alterne y fue reconocida como "la primera dama del fútbol luso" cuando el Oporto ganó la Liga de Campeones.

El caso cobró notoriedad en marzo de 2004, tras recibir la Policía Judicial (PJ) una carta anónima que denunciaba cómo los dirigentes del equipo de Gondomar intentaban conseguir el ascenso de categoría mediante sobornos a árbitros.

La investigación salpicó a destacadas figuras futbolísticas, como el mencionado Pinto da Costa, acusado inicialmente de falsificación, corrupción y tráfico de influencias, que tuvo que declarar en el Tribunal de Gondomar y quedó libre tras abonar una fianza de 125.000 euros.