El Mallorca participará de forma directa en el resultado final de la Liga porque puede apartar al Real Madrid de su sueño de volver a ganr el campeonato de la regularidad o, simplemente, puede ser una víctima en la gran fiesta merengue. Lo que si es seguro es que el Santiago Bernabéu registrará un ambiente sensacional, el de las grandes ocasiones, con la intención de vivir un colofón para la historia.

Los bermellones no se juegan absolutamente nada, pero es de aquellos partidos que a nadie le gusta perderse porque muchos ojos están pendientes de las evoluciones del choque.