Estaba feliz Rafel Nadal cuando compareció en la sala de prensa. Como si se hubiera quitado otra piedra del camino, aunque la de ayer fue pequeña. El bicampeón de Roland Garros no escurrió el bulto y reconoció que no había tenido muchas dificultades para plantarse en cuartos de final: "Era un partido distinto a todos los demás, pero al fin y al cabo eran unos cuartos de final de Roland Garros y los dos pensábamos en jugar las semifinales", señaló.

El comienzo del partido no fue fácil. "Empecé con dudas, los dos especulamos con el juego del otro. Fue importante el 1-0 del segundo set y empecé a coger confianza. Abrí ángulos a su derecha para luego encontrar su revés", dijo.

Se le preguntó por el 6/0 del último set, si no era doloroso para Moyá: "No es doloroso ni para él ni para mí. Es parte del juego. Estoy igual de feliz que si hubiera ganado a cualquier otro jugador".

Luego se explayó cuando se le comentó que el saludo final entre ambos había sido algo frío, que se esperaba algo diferente entre dos buenos amigos: "Lo que demuestra que somos buenos amigos es que no hay ninguna falsedad entre nosotros. Si el partido se hubiera resuelto a cinco sets sí, pero no tenemos que demostrar a nadie que somos buenos amigos", señaló para zanjar el tema.

También se mostró menos gestual a la hora de celebrar los puntos: "Puede ser, pero el partido no estaba para celebrar los puntos. Se me ha puesto de cara y, además, enfrente tenía a un gran amigo".

Nadal reconoció que había mantenido el mismo nivel de su partido de octavos ante Hewitt: "He estado a un gran nivel. En Hamburgo estaba cansado después de cinco semanas seguidas jugando, pero no quiero que sirva de excusa por la derrota con Federer. Luego jugamos en Palma y antes rodé un anuncio en Barcelona, sin tiempo para descansar. Por eso, cambiar de superficie ayuda y en cuanto acabe aquí me iré a Queen´s para adapatarme rápidamente a la hierba. Me gusta hacer el cambiode superficie".

Respecto a su partido de semifinales ante Djokovic, Nadal le dedicó elogios: "Es un gran jugador, un ganador. Tiene un potencial de juego muy bueno, saca muy bien y es muy joven. Le veo como futuro número uno", concluyó.