El caalán Tommy Robredo logró ayer uno de sus triunfos más importantes de la temporada al derrotar al italiano Filippo Volandri 6-2, 7-5 y 6-1 para avanzar a los cuartos de final. "Era una espinita que tenía clavada, y me la he quitado bien", reconoció Robredo, número nueve del mundo, que buscará las semifinales enfrentándose al suizo Roger Federer. Es la tercera vez en su carrera que Robredo alcanza los cuartos de final de Roland Garros, una instancia que nunca pudo superar en ningún Grand Slam.

Agotada por su victoria en más de tres horas del sábado, Anabel Medina cayó 6-3, 3-6 y 6-3 ante la serbia Ana Ivanovic, y no pudo seguir a Robredo en el camino a cuartos.