S´Olivaret es algo más que un hotel rural cuando termina la temporada. En él, además del olor a naturaleza, se encuentra su propietario, un sonriente Llorenç Serra Ferrer (sa Pobla, 5 de marzo de 1953), el entrenador más reconocido de la historia de la isla, quien, más feliz y en forma que nunca, respondió ayer por la mañana a la avalancha de preguntas de DIARIO de MALLORCA.

Un asno rebuzna entre los ecos de la serra de Tramuntana mientras el actual técnico del AEK de Atenas, sin inmutarse, reconoce con su sombrero de cine que ha tenido "ofertas este año para volver al fútbol español". Mallorca podrá disfrutar de su carisma, y viceversa, hasta inicios de julio, cuando reanude su labor al frente de todo un equipo de Liga de Campeones.

- Vayamos al grano. Como reconocido culé que es, ¿quién ganará la Liga?

- El Madrid. Tiene ventaja y además su estado anímico es elevado. No lo digo por argumento de juego. En este aspecto no la merece. El Barça se ha despistado y habrá que esperar al partido del Zaragoza, pues estoy convencido de que los de Rijkaard ganarán los dos partidos que les restan.

- ¿Ha visto el Mallorca?

- He visto muchos partidos.

- ¿Y?

- Ha sido irregular, pero en el tramo final ha sido muy estable. Sería hoy candidato a la UEFA si hubiese mantenido esa regularidad en la primera vuelta. El Mallorca tiene una plantilla amplia y con experiencia.

- ¿Qué jugador se llevaría a su equipo?

- Muchos vendrían al AEK, pero nosotros ahora necesitamos un delantero, como ellos. Se han dicho nombres, pero nada más.

- Gregorio Manzano, técnico rojillo, ha asegurado que no quiere volver a equivocarse con el ´nueve´.

- No entendí la decisión de traspasar a Luis García -en agosto hará dos años que el Espanyol lo fichó por alrededor de tres millones de euros-. Ahora es esa pieza que hace falta. No creo que Webó sea la opción, ya que no es del mismo estilo. El Mallorca habrá de gastarse el dinero para tener un seguro de gol, pero ahora ni por el doble encontrará un Luis García. Es muy difícil fichar delanteros. Hay muy pocos.

- ¿Conoce a Lux y Borja, los primeros refuerzos?

- A Lux lo conozco poco, pero es la línea que sigue el club con porteros argentinos. Siempre han funcionado. Puede ser un buen portero, pero una vez te juegas la carta de que juegue Moyà, has de mantenerla. De Borja no sé nada, pero todos los que salen de la escuela del Madrid son buenos.

- Usted ha compartido años de trabajo con el meta Toni Prats en el Betis, ¿qué le parece su situación?

- Le tengo mucho aprecio y considero que como deportista merece despedirse de su afición, pero el técnico sabrá si es un partido de suma importancia o no (el del sábado 9 contra el Sevilla, en el Ono Estadi).

- ¿Ha recibido ofertas del fútbol español tras la renovación?

- Sí, pero me comprometí con el AEK y no faltaré a mi palabra. Me quedo en Grecia.

- ¿Un futuro regreso al Mallorca?

- Nunca tendré la puerta cerrada. Si al Mallorca y a mí nos fuese bien, sería fantástico. Si no, cada uno por su camino. Recuerdo que tuve una propuesta para volver en la etapa de (Antonio) Asensio y otra con Mateu (Alemany), pero no se concretaron.

- El público del Ruiz de Lopera se acordó de usted, para bien, el pasado domingo. ¿Qué hace más daño, la salvación del Betis o la situación del rival, el Sevilla?

- Es muy fuerte para un bético analizar la situación del Sevilla, pero la realidad es que tienen un gran equipo. Tiene personalidad y un parell de jugadores con alma: Javi Navarro, Palop, Martí,... Martí, por ejemplo, sería un líder extraordinario para el Mallorca. No entiendo que no se haya hecho nada para intentar que vuelva. Por contra, creo que la afición bética está descontenta porque aún no se ha logrado la salvación en el año del centenario. Lo del vecino es un añadido.

A Llorenç le gusta la Liga. No olvida ´su´ Mallorca. No olvida ´su´ Barça. Tampoco ´su´ Betis. Pero su presente, su gran momento existencial se debe a un paso que no todo el mundo da. Atrevido, como pocos, explica las razones de su renovación y sus vivencias en la ciudad del Acrópolis.

- Grecia, un mundo antagónico a este paraje en Alaró.

- Totalmente. Pero casi no llego al caos. Vivo en una zona residencial a las afueras de Atenas y no me tengo que preocupar por el tráfico. Pocas veces cojo el coche que puso a mi disposición el AEK.

- ¿Ya habla griego?

- ¿Griego? Sé cuatro cosas de inglés y como un indio. Rivaldo tampoco habla griego. Si tuviese más tiempo aprendería. Me gustaría. "Es inútil", me dice el presidente del AEK -el ex jugador del Atlético Demis Nikolaidis-, que habla el castellano. "Al final todos hablaremos tu lengua", me añade. Su secretaría ahora va a clases de castellano.

- ¿Y a la hora de entrenar?

- Intérprete. Es un chaval que estudió en Barcelona y se ha adaptado muy bien, pese a no ser hombre de fútbol. Cualquier indicación la transmite a los jugadores.

- No le ha ido mal, pues ha renovado hasta 2011.

- Sí, he disfrutado de una experiencia muy positiva. Nunca me impusieron un objetivo, tan sólo me dijo el presidente los puntos que debían cambiar en la estructura del club. Uno de ellos, la forma de trabajar. Al final, me propusieron la renovación y firmé por cuatro años más. Tengo plena dedicación al AEK, porque cuando no estoy con el primer equipo controlo el fútbol base.

- Son muchos años.

- Nunca se puede decir. Me encuentro bien, a gusto para que se consolide un club que crece en el aspecto social y en la organización. Eso sí, tengo un trato excelente con Nikolaidis y si las cosas no fuesen bien, no habría ningún problema en acordar una salida. Espero que no sea así.

- ¿Los mandatarios griegos se asemejan en algo a los españoles?

- Nikolaidis es un presidente diferente. Es aún joven, incluso podría jugar, tiene 33 años. Conoce el fútbol, tiene gusto y una manera de pensar también distinta. Por ejemplo, no le gusta que se proteste al árbitro. Ni que se pierda tiempo.

- ¿Alguna semejanza con Lopera?

- Ninguna (sonríe). No tiene nada que ver.

- ¿El trato es correcto o llega hasta el técnico la agresividad de los aficionados?

- A nivel popular se me trata muy bien. Piense que no es fácil para los entrenadores el fútbol griego. Sólo hay dos clubes -uno el AEK- que no han despedido a sus técnicos. Hasta el campeón, el Olympiakos, prescindió del suyo cuando en invierno iban líderes.

- ¿El nivel de la liga dista del resto?

- Parece que no, pero no es fácil ganar a equipos como el PAOK o el Aris. Hay mucha presión en sus estadios. No es un campeonato sólo de dos (Olympiakos y Panathinaikos). La liga helena estaría justo después de la francesa, la portuguesa y la holandesa.

- Rivaldo, un refuerzo de lujo.

- También Arruabarrena, Manduka, son experimentados futbolistas que ayudarán a crecer. Este año queremos cambiar con la idea de llegar más fuertes a la Liga de Campeones y plantar cara al Olympiakos en la liga. Queremos, sobre todo, experiencia para que los jóvenes aprendan. Y, además, tener un equipo con argumentos técnicos. Rivaldo tiene todo esto. A sus 35 años nunca se ha abandonado y pese a que tenía propuestas (EE.UU. y Arabia), ha preferido quedarse en Grecia, donde se ha adaptado bien.

- ¿Y Delibasic?

- No ha funcionado la cesión del Mallorca. No se ha adaptado, no por su calidad, sino porque se vio obligado a venir.