El agente del jugador, Germán González, asegura tener constancia de haber remitido por fax al Inca la no continuidad de su representado. "Isma estaba allí para recibirlo y entregarlo", afirma. "Este contrato por las cantidades era muy bajo. Estaba claro que nosotros nos íbamos a salir de él para renegociarlo porque a este precio que pretendían, Isma no ficha ni en ACB, y yo mandé uno listo para firmar con otras cantidades y no se llegó a firmar. Fue cuando la situación se deterioró y mi representado decidió que no se podía quedar a ningún precio", sostiene González.