Las lluvias del mes de septiembre han reducido el déficit de lluvias e incluso lo han convertido en un superávit en Mallorca y Menorca. Los embalses de Gorg Blau y Cúber rozan el mínimo nivel de reservas, el 38% de su capacidad, pero Emaya garantiza el suministro.