El entrenador bunyolí Miquel Bestard, de 62 años, será esta tarde proclamado nuevo presidente de la Federación Balear de Fútbol en el transcurso de la constitución de la nueva asamblea de esta territorial, que se elegió tras la celebración el pasado 14 de septiembre de las elecciones a asambleísta de esta federación.

En estos comicios Bestard salió elegido por absoluta mayoría al igual que las personas que él había designado para que formasen su candidatura.

El proceso de hoy es mero formulismo ya que no se precisará que los 36 asambleístas ejerzan su derecho a voto dado que todos, incluso el colegiado de Eivissa Torres Clapés, que es el único elegido que no pertenece al grupo de Bestard, han dado su respaldo al bunyolí. No obstante, se debe de realizar ya que así está regulado en el decreto de federaciones elaborado por el Govern balear.

Una asamblea que estará presidida por el director general d'Esports, José Ballester, que asistirá personalmente para poder corroborar que esta elección se realiza por los cauces establecidos, además de querer estar al lado de esta federación.

Miquel Bestard será, pues, si no surge ningún grave imprevisto, nuevo presidente de la Balear esta noche. Este jubilado sustituye a Borrás del Barrio, que fue inhabilitado en el año 2003 por el Govern balear. Bestard ya sabe lo que es presidir esta territorial, ya que hasta la fecha ha sido el máximo responsable de la junta gestora que ha regido esta federación.

La esperada nueva junta directiva no se dará a conocer hasta la semana que viene ya que la reglamentación permite a Bestard esperar hasta el próximo día 30.

Esta asamblea se celebrará en los locales de la Mutualidad en la calle Sócrates de Palma a partir de las 18 horas. Esta circunstancia propicia que los locales federativos de son Malferit cierren esta tarde sus puertas al público.

Desde el pasado 1 de octubre la Federación Balear la preside de manera accidental el entrenador del San Francisco Pep Sansó, que es el vicepresidente de la junta gestora. Un Sansó que estará previsiblemente en la nueva directiva al no haber salido asambleísta.