El defensa central Mario fue la única cara nueva en la apertura oficial de la pretemporada mallorquinista. El otro fichaje rojillo, el suizo Müller, tiene permiso -al igual que el camerunés Etoo- para alargar sus vacaciones tras estar en la Eurocopa de Portugal.

El ex jugador del Barcelona saludó a Julián Robles, al que ya conocía de la selecciones inferiores, y a Gonzalo Colsa, futbolista con el que compartió vestuario el año que el centrocampista santanderino jugó cedido en el Valladolid. "A los demás los conozco de haberme enfrentado a ellos. La impresión es buena y ya veremos qué pasa", añadió el tinerfeño.

Mario alabó las instalaciones de la ciudad deportiva de Son Bibiloni. "La impresión que me he llevado es buena, los campos están en muy buenas condiciones y creo que se podrá hacer un buen trabajo", indicó.

El tinerfeño también destacó el nivel de sus nuevos compañeros de plantilla: "Creo que tenemos buen equipo este año y podemos aspirar a hacer cosas importantes esta temporada".

El jugador se ha encontrado en el Mallorca con overbooking en su posición natural, ya que realizarán la pretemporada los también centrales Nadal, Fernando Niño, Ramis, Müller y Campos, jugador ascendido del filial de Segunda B. "Intentaremos ayudar en lo que se pueda y ganarnos el puesto", señaló Mario. "Está claro que el técnico es el que decidirá en el último momento y si soy uno de los elegidos, mejor; y si no, pues animaré a mis compañeros", agregó el canario.

El defensa, que llega del Barcelona cedido por una temporada y con una opción de compra por parte del Mallorca, reconoció que esta temporada es muy importante para él: "No tuve oportunidades en el Barcelona y este año espero tener la oportunidad de jugar los máximos partidos posibles aquí en Mallorca".

Por último, Mario señaló que no le sorprendió la marcha de Luis Aragonés y la llegada de Benito Floro: "Son cosas del fútbol".