Lance Armstrong sigue buscando aquello que nadie en la historia ha conseguido, ganar seis veces la carrera ciclista por etapas más importante del mundo, el Tour de Francia, y para ello no escatima apoyos y aportes anímicos más allá de sus compañeros, médicos y masajistas.

En esta edición del Tour, el estadounidense añade un miembro más a su numeroso equipo. Y un miembro importante. Aparte del apoyo incondicional de todo su equipo, que le sigue idolatrando con una fidelidad incontestable, Armstrong disfruta desde el inicio de la prueba de la compañía de su novia, la famosa rockera estadounidense Sheryl Crow.

Crow goza del Tour como si fuera una auténtica turista. Se pasea por la zona de salida en los prolegómenos de cada etapa con unas glamourosas gafas de sol y una cámara fotográfica reflex colgada del cuello, dispuesta a tomar cualquier instantánea que le llame la atención. Desde algún monumento histórico hasta su novio preparándose para afrontar una nueva etapa, que Crow sigue desde el autobús del equipo US Postal.

Incluso se atreve a ponerse un maillot, un culotte, coger una bicicleta y salir a dar una vuelta. De esta forma fue sorprendida en la mañana previa a la cita inaugural del Tour en Lieja rodando con su novio.

Sheryl Crow disfruta en un ámbito en el que ella no es la estrella y en el que los focos y la fotografías son para su novio Lance, que está a punto de entrar en la leyenda, con permiso del alemán Ullrich.

Por la noche, Crow y Armstrong cenan juntos en una mesa aparte, siempre protegidos por su guardaespaldas personal, un filipino pequeño pero rocoso que se encarga de proteger en todo momento a la pareja que, como es natural, comparte habitación. Una habitación en la que Armstrong tiene costumbre de situar el colchón en el suelo y dormir en él, seguramente para descansar mejor ya que el estadounidense prefiere dormir sobre una superficie dura.

Siempre ha existido cierto interrogante sobre si practicar el sexo durante una prueba como es el Tour de Francia es bueno o es malo. Federico Martín Bahamontes, primer español en ganar el Tour en 1959, afirmaba que si un corredor quería ganar el Tour se debería abstener de practicar el sexo como mínimo tres meses antes de la 'Grande Boucle'.

Sin embargo, este tabú progresivamente se ha ido eliminando con el paso del tiempo. "Practicar el sexo durante el Tour a veces relaja, sobre todo, si se trata de un corredor que tiene una tensión acumulada importante", afirma el segoviano Pedro Delgado, ganador del Tour de 1988. "Una cosa es que se abuse, pero si se hace con moderación, puede incluso hasta ser beneficioso. Como todo en la vida, lo ideal es mantenerse en un punto medio", concluye Delgado.

Quizás la compañía de su novia a lo largo del Tour sea una nueva táctica del estadounidense Armstrong para relajarse y abstraerse de todo lo que le rodea de cara a intentar el asalto a la barrera 'imposible' del sexto Tour.

El tiempo dirá si la táctica amorosa de Armstrong funciona o no, pero lo que nadie le quitará es el haber estado en compañía de su guapa y famosa novia, que no es poco. En buena compañía las tres semanas del Tour se hacen menos duras.

Mientras, en la carrera la suerte le sonríe, como a todos los grandes campeones. Como antes Hinault, Merkcx o Induráin, el ciclista norteamericano nunca se ve envuelto en caídas, como la que tuvo que sufrir Iban Mayo y que prácticamente le ha costado todas las opciones de disputar el Tour a Armstrong.

Precisamente, el director deportivo del Euskaltel Euskadi, Julián Gorospe, aseguró ayer que Iban Mayo "va a mejor" y que seguro que la jornada de descanso que vivirá hoy la ronda gala va a ser positiva, así como para el resto de ciclistas. "El mal tiempo se nota, hay más tensión y las piernas lo notan. El descanso seguro que les viene bien", aseguró Gorospe, confiado en que su corredor esté "bien" en Los Pirineos.

"No se queja aunque los golpes no le dejan descansar al cien por cien", dijo el director del Euskaltel en declaraciones a Onda Cero, amén de realizar un balance de la semana transcurrida por las carreteras francesas. "La verdad es que no ha sido buena, ha habido muchas caídas y por una hemos perdido mucho tiempo. Y eso, a estas alturas, es un paso atrás. La suerte no nos ha acompañado y estamos mal situados en la general", apuntó, a la vez que expresaba su confianza en que a partir de ahora, "las cosas nos vayan mejor".