El mallorquín Jorge Lorenzo (Derbi), tercero en la primera sesión de entrenamientos oficiales del Gran Premio de Brasil, séptima prueba del Mundial que se disputa en el circuito Nelson Piquet, afirmó ayer que sólo piensa en ser el primer piloto en mucho tiempo "que gana dos carreras consecutivas" después de su reciente victoria en el Gran Premio de Holanda.

Lorenzo, además, aseguró que este Gran Premio, en el que venció la temporada pasada, le proporciona "buenos recuerdos". "Hace un año viví aquí momentos que no olvidaré en mi vida. Además, todo ello se ha acentuado ahora después de ganar en Holanda", dijo.

No obstante, prefiere vivir del "presente". "Mi reto personal es ganar, como cada domingo", afirmó el piloto balear, que considera que la carrera del próximo domingo "volverá a ser de locos". "Tenemos un importante problema de 'chattering', que compromete nuestras opciones y estoy seguro que si logramos solucionarlo podré bajar mis tiempos", agregó. El español Héctor Barberá (Aprilia) fue el primero en 125cc.

Por otra parte, el español 'Sete' Gibernau (Honda) en moto GP, el francés Randy de Puniet (Aprilia) en 250 cc, fueron los más rápidos en sus respectivas categorías. Gibernau se mantuvo durante casi todo el entrenamiento oficial entre los más rápidos de la cilindrada y en el último tramo supo sacar provecho a la puesta a punto de su Movistar Honda para completar un giro verdaderamente espectacular

En el cuarto de litro, Puniet (Aprilia), fue el mejor y Pedrosa (Movistar Honda), finalizó en la cuarta plaza.