29 de octubre de 2007
29.10.2007
R.C.D. MALLORCA. ENTREVISTA A ANTONIO ESCRIBANO, ASESOR DEL SEVILLA, ENTRE OTROS EQUIPOS

"La clave es la recarga de combustible"

El nuevo endocrinólogo del club considera "más importante la cena anterior al partido que la papilla del descanso"

29.10.2007 | 01:00
"Los jugadores del Mallorca están bastante bien comidos", bromea el endocrinólogo.
El doctor Antonio Escribano Zafra -"endocrinólogo, no nutricionista", matiza-, cordobés de 56 años, se ha convertido este último año en uno de los personajes más admirados en el mundo del deporte, aunque también ha debido esquivar el mal del dopaje. Es ´el hombre de las papillas´, el hombre del milagro en el Sevilla. Y desde el viernes, el Real Mallorca quiere compartir con él la pócima del éxito. Los jugadores ya se han puesto en sus manos.

- ¿Cuándo tuvo el primer contacto con el Mallorca?
- El viernes, aunque hace días que lo hablé con Gregorio Manzano. Somos amigos desde hace tiempo, pero hasta el viernes no me puse en contacto con todo el equipo. Ya hemos empezado con las primeras comidas, según los parámetros del planning.

- ¿Cómo considera su llegada?
- Quiero dejar claro que los protagonistas son los futbolistas. No yo. Vengo a echar una mano, a poner en marcha un concepto nuevo: el entrenamiento biológico. Es decir, que con la alimentación e hidratación se mejora el rendimiento. Es una pequeña y discreta aportación más, una ayuda.

- ¿Éstas son sus credenciales?
- Por favor, deje claro, transmita, que la clave para cualquier deportista es lo natural. El usar todo lo que la naturaleza nos aporta, además de un buen descanso, una buena hidratación y seguir buenos hábitos de vida. Es lo mejor que un deportista puede hacer. No necesita tomar nada.

- ¿Qué tal el primer contacto?
- Muy bueno. Muy profesional. Tienen mucho avanzado en este aspecto. El doctor (Joan) Pericás ha estado durante mucho tiempo cuidando este aspecto. Vengo como asesor de él, para añadir un pasito más.

- ¿El club está preocupado por algo?
- No, no, no. Gregorio se puso en contacto conmigo hace unas semanas. Quería un soporte más en su trabajo, pero hasta ahora no podía cristalizarse. No se ha debido a que hubiese un déficit en el equipo, aunque haya podido parecerlo. Los jugadores estaban bastante bien comidos (bromea).

- ¿Todos mantendrán la misma dieta?
- Cada uno tendrá su planning de alimentación y llevará un esquema para seguirlo en casa. Hay variaciones, cada uno tiene una edad, una raza y eso matiza cuál debe ser su peso y su masa corporal.

- ¿Qué figura en su contrato?
- En principio es hasta final de temporada. Este es el proyecto. Durante el periodo debo poner atención, tener la responsabilidad del día a día, de lo que come cada uno en su casa, además de en las concentraciones.

- Usted se marchó el sábado para Sevilla, donde reside. ¿significa que no habrá una dedicación total?
- No iré siempre con el conjunto. Yo coordino. En unos partidos estaré; en otros, no.

- Su lista comienza a ser larga...
- Llevo el Sevilla, Deportivo de La Coruña, Murcia, Zaragoza, Getafe,... pero actúo como asesor del equipo médico de cada club, lo que me permite más relajación.

- Dentro de su trabajo lo que más destaca es su ya famosa papilla.
- Es simplemente una ayuda nutricional con un poco de estrategia para ayudar a lo que es la valoración global de la alimentación. Entre todo lo que se hace, es una pequeña ayuda con alimentos al final del partido y en el descanso. Viene bien porque recupera mucho mejor al jugador.

- ¿Le molesta que se le conozca como el ´hombre de la papilla´?
- La papilla es una broma. En realidad, como le decía, es una comida. Fue una guasa sevillana. Un día uno me dijo: ´Esto es lo que come mi niño´. Entonces se quedó con ´la papilla´, pero es una bebida. La ponemos líquida porque así contribuye mucho más al aporte de combustible. Tiene trigo, espaguettis, de todo...

- ¿Sirve, por ejemplo, para evitar las bebidas isotónicas?
- El Isostar se puede hacer de forma natural. Y es lo que hacemos, aunque se prepara en la cocina del hotel.

- Dice que su producto lleva de todo. ¿Son suficientes quince minutos para digerirlo?
- Es una comida totalmente líquida, muy suave. Pero comida con todas las letras. Yo la doy masticada. No hay digestión mecánica. No es ni siquiera un ´potito´. Es mucho más líquido. Así ahorramos mucho tiempo porque entra más rápido en la sangre y se aprovecha en el músculo. ¡Mire qué cosa más simple!

- ¿Cuál es el momento clave para llevar a la acción su tratamiento?
- La noche antes del partido. La recarga de combustible previa es la base. Yo comprendo que lo más llamativo es la bebida, la papilla. Pero ya está muy visto porque el resto es lo realmente importante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook