Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gente en la sombra

Elvis Bonnín: "Ganar por KO es la hostia, te sientes Superman, un superhéroe"

Elvis Bonnín: "Ganar por KO es la hostia, te sientes Superman, un superhéroe"

Despuntaba en el fútbol, al igual que su hermano en el Platges de Calvià. Al acabar su etapa de juvenil decidió entrar en el mundo de las artes marciales, principalmente porque su hermano, Kike, destacaba en el K-1 de kick boxing. Lo que en un principio fue una actividad desconocida ha acabado siendo su estilo de vida. Aquel chico que empezó con apenas 20 años se acaba de convertir en uno de los mejores luchadores de la modalidad MMA, una de las más exigentes. El pasado fin de semana ha ganado en Newcastle y su futuro es muy prometedor. Es Elvis Bonnín (Palma, 1990).

¿Cómo se motiva para pegarse en un ring?

Teniendo ganas de superarme e intentar ser cada día mejor. Sé que muchos necesitan alicientes, yo no. Aunque no tenga un combate siempre entreno y lucho con muchas ganas. No necesito motivación.

¿Cuántas veces le han tildado de 'loco'?

Muchas. Mis amistades de infancia, por ejemplo, ninguno practica artes marciales y se echan las manos a la cabeza cuando les cuento mis peleas. Vienen a verme, me apoyan, pero ni lo entienden ni lo harían.

¿Qué golpes le duelen más, en el ring o los que da la vida?

Físicos, ninguno. Cierto es que cuando llegas a casa te duele todo pero arriba nada (en referencia a la cabeza). Sí que ha habido algunos que me han dolido y son difíciles de recuperar (en referencia a golpes morales). Ahí es cuando se ve si alguien es un peleador o se ha subido para salir en el póster o en la foto. Cuando pierdes, y pierdes mal, es ahí cuando se ve de qué pasta estás hecho si el lunes vas a entrenar.

¿Cómo se considera, luchador, boxeador, peleador?

Me considero un peleador. Tanto en el ring como en la vida misma.

¿Qué valoración hace de la temporada?

Muy buena. Hemos hechos siete combates y todos ganados. Ahora venimos de Newcastle donde he vencido a duros rivales en combates ya profesionales (pertenece al Shambala Team). Lo mejor de todo es que me siento muy fuerte y más poderoso que nunca. Estoy en una etapa de madurez deportiva. En la temporada pasada no tuve una buena campaña ya que en el ring no me acababa de convencer. Y ahora me convence todo.

¿Quién le entrena?

José Luis Castillo es mi mentor y entrenador. Me ha ayudado mucho al igual que mi familia. Ahora tenemos la ayuda de Paul Hamilton y Alan Ferreira, que para pelear en el MMA, que son artes mixtas, me va muy bien su ayuda dado que es gente que ha peleado en las mejores ligas.

¿Cómo es este mundo?

Es mi vida. A las personas que no lo conocen les diría que lo probasen. Es una forma de vida, de entender los valores que te da este deporte; son los de más honor que he practicado. Mucho más que en el fútbol. Son muy sanos, deportivos, marciales, hay disciplina, respecto.

Para los no iniciados, ¿qué es la MMA?

Kick boxing, es boxeo con patadas y MMA empiezas boxeo con patadas y puedes acabar en el suelo y vale todo menos morder, pellizcar y pegar con la cabeza. O guarradas.

¿Cómo se siente tras un combate?

Es una sensación que me encanta. Me siento una herida andante, pero si has hecho un buen papel te sientes muy

bien con tu sacrificio. Cuando ganas una pelea es muy bonito.

Su hermano Kike ha sido un espejo en el que usted se ha mirado.

Sí. Practicaba fútbol con el Platges de Calvià, era un enamorado del balompié. Mi hermano ha sido siempre muy guerrero y practicaba artes marciales. Nunca me fijé en esas disciplinas. Terminé mi etapa de juvenil y fui a verlo a un entrenamiento de kick boxing y me enamoré de este deporte. Al día siguiente me compré unos guantes y hasta ahora. Si no es por mi hermano, ni me hubiera fijado. Hará unos ocho años de ese inicio.

Como todo, ¿un comienzo duro en esta disciplina?

No. Tuvimos a un entrenador, que ya no está entre nosotros, que me enseñó mucho en todos los aspectos. Fue un ipo muy peculiar, o lo querías o lo odiabas para siempre. Tras seis meses ya le dije que quería pelear.

¿Se acuerda de su primera pelea?

Sí, como si fuera ayer. Gané por KO. La verdad es que mi rival no tenia muchas armas, era más amateur que yo, que ya era un decir.

¿Ganar a tu rival por KO recompensa más?

Ganar por KO es la hostia, te sientes Superman, un superhéroe. Para mi es una de las sensaciones más bonitas que he sentido en el deporte. En cualquier modalidad vencer es una pasada. He vivido ascensos en el fútbol, pero ganar por KO es brutal.

En el MMA está usted en una especie de jaula y la gente no deja de gritar y animar.

La verdad es que el barullo me gusta y me motiva, pero lo que más me gusta es escuchar las voces de mi novia, mi hermano o de mi padre, que grita poco pero cuando lo hace le oigo. Cuando les escucho a ellos me sube la adrenalina que no veas.

Su familia es clave para usted.

Son los pilares de mi vida y es lo más importante. Mi padre, a pesar de que no le guste, que yo lo sé, me apoya y me viene a ver por todo. Preferiría que jugásemos a fútbol, al menos sufriría menos (se pone a reír).

¿Ha tenido miedo alguna vez?

Siempre, en todas la peleas. El miedo me gusta ya que te hace estar alerta. Hay que tenerlo aunque no te tiene que paralizar, lo tienes que transformar en energía. Si vas sin miedo vas demasiado confiado.

En ring un lapsus te condena.

Te echa a la lona y te pone a dormir. Me ha pasado cuando tuve una temporada que no me encontraba bien. Cuando estaba en el ring me venían pensamientos que no tenían nada que ver con el combate y ahí estás listo. Como te salgas un segundo y tu rival se dé cuenta viene a por ti.

¿Hasta qué edad se puede practicar?

Diría que hasta los cuarenta y algo se puede tener recorrido. A veces ganas o pierdes con esa edad, pero ahí están. Si te cuidas y entrenas bien puedes competir con cierto nivel con esos años.

¿Cómo está el MMA en Mallorca?

Está empezando ahora a salir un poco del ostracismo. No es muy popular como es el boxeo o el kick boxing, aunque poco a poco vamos sumando gente y afición. Ahora se puede seguir los combates en la tele y eso ayuda un montón a la promoción de este deporte.

Un deporte con etiqueta de agresivo.

Aquí en España sí. En Holanda, por ejemplo, no. Para mí existe más deportividad en el MMA que en cualquier otro deporte que haya vivido. Tengo contacto y buena relación con toda la gente que me he pegado.

¿Se puede vivir de esto?

Muy difícilmente. Al menos se puede disfrutar. Ganando en profesional te puedes defender pero tienes que tener tu trabajo.

Compartir el artículo

stats