Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gente en la sombra

Miguel Soler: "El entrenador que se crea que gana partidos tiene un problema"

"Quedaría mal decir que no creía en el ascenso, pero no pensaba que iba a ser tan rápido; y lo hemos hecho con el récord de 14 victorias consecutivas"

El entrenador del Penya Arrabal, Miquel Soler, posa este pasado sábado en el parque de Son Oliva.

El entrenador del Penya Arrabal, Miquel Soler, posa este pasado sábado en el parque de Son Oliva.

­­Se muestra muy feliz. Asegura que su alegría es "ver todo lo que han crecido los jugadores" y "haber logrado algo que muchos no creían". Sabe lo que dice, es convincente en sus palabras y se considera una persona justa y a la que no le gusta para nada que la ninguneen o se rían de ella. Es Miguel Soler (Palma, 1973), secretario técnico y entrenador del Penya Arrabal juvenil, que acaba de ascender a la máxima categoría por primera vez en su historia, la División de Honor. También es hermano del exmallorquinista Chichi Soler y campeón de pádel.

¿Se cree ya que son de Honor?

Es un sueño hecho realidad, no se puede decir de otra manera. Se llevaba muchos años intentándolo y que en el primer intento lo logres es un inmensa alegría para mí.

¿Lo veía factible?

Llevábamos unos nueve años intentándolo y con entrenadores de renombre. Llevo doce años como técnico y siempre he sacado lo máximo de mis equipos. Creo en mí y en los jugadores, eso lo tengo claro. Quedaría mal decirte que no creía en el ascenso, pero no pensaba que iba a ser tan rápido. Y lo hacemos con 14 victorias consecutivas, récord histórico, y la meta de superar los 81 puntos del Mallorca de Marco Asensio. Esto no me lo esperaba, ya que competimos con verdaderos transatlánticos como el Atlético Baleares, que tiene 100.000 euros de presupuesto. Mis jugadores pagan. Y con Constancia, La Salle, Cide y, entre otros, Sporting Ciutat de Palma no era fácil.

¿Su equipo paga?

Sí. Mi equipo factura 10.000 euros por temporada. A mis jugadores les llamaban y les decían 'te pagamos, ven'. Y dijeron que no. Esto es un mérito del técnico. Juvenil Nacional es una categoría complicada y muy difícil de gestionar, ya que a los cuatro partidos que no juegan los jugadores se te van.

Ha logrado un buen bloque.

Los jugadores son los verdaderos protagonistas, los que me aguantan y sufren. Ellos son los verdaderos responsables. Un entrenador que se crea que gana partidos tiene un problema. Nosotros ayudamos y gestionamos el grupo, esa es nuestra labor.

¿Y ahora qué?

Estoy renovado. La suerte es que el 90 por ciento de mi equipo es de segundo año. Dispongo de 14 jugadores ya para la próxima temporada. Ahora muchos se me están ofreciendo y es más fácil fichar. Además, padres y jugadores me conocen. Fichar ahora será más fácil ya que hace escasas fechas mucha gente me dijo que no, o jugadores firmados me rompieron la ficha. No obstante, tengo una máxima, si un jugador no quiere estar conmigo, no lo fuerces. Lo dejo ir. En la jungla nos defendemos como podemos.

Cuatro equipos de Mallorca en Honor, ¿Mucha competencia?

El Mallorca juega aparte y el San Francisco está gestionado por el Mallorca. Y luego está el Manacor. La gente de Palma no irá 5 veces a Manacor. Esto nos favorece.

¿Se vincularán al Mallorca?

Eso es un bulo. Es lo que la gente ve desde fuera. Del Mallorca, las ayudas, las justas. Si tiene algún jugador de tercer año que no juegue puede que nos diga algo. Nosotros somos una peña del Mallorca, pero nos autogestionamos de las cuotas de los niños y de los patrocinadores.

¿Están resentidos con el Mallorca?

No. Mi hermano ha sido el mallorquín que más ha vestido la camiseta del Mallorca, pero un club sin pasado o que no respeta su historia no tiene nada. Creo que es lo que le falta al club. Mi hermano está visto de balearico cuando lleva una cadera de hierro y no oye de una oreja por jugar con ellos, y aquí se ha olvidado. Jugaba en Segunda y no cobraba nada. No tenemos memoria. Ni lo han felicitado por su cumpleaños (5 de marzo). Felicitan a todo el mundo y a él no. Es una vergüenza.

Vaya jungla que es esto del fútbol.

Hoy te puedo pisar y te piso. Estoy curado de espantos y no me extraña nada. El trabajo te pone en su sitio. Nadie daba un duro por nosotros y mira lo que hemos conseguido. Intento mentir lo mínimo a los chavales, aunque esto es difícil. Todo el mundo llama y venden que jugarán siempre y de titulares. Si lo hago con los 22 jugadores, tengo un problema. Al final pierdes algunos fichajes, pero es una forma de no tener problemas. Que un jugador te dé un beso llorando y te diga 'gracias míster' es lo más grande que te puede pasar.

¿Cómo es la vida de secretario técnico en un club de fútbol base?

Un ejemplo es que ya hay jugadores alevines que te vienen con un representante. Es una locura. Cogen muchos jugadores a ver si suena la flauta. El mejor representante de un jugador es su padre o la familia. Entiendo que haya representantes en categoría superiores, pero no en la base. Luego está el padre normal y el padre forofo, para el niño hay mucha diferencia. Al chico hay que ayudarle, formarlo, darle tranquilidad y que queme etapas. Los egos es lo más difícil de gestionar.

Compartir el artículo

stats