Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gente en la sombra

Pilar García Pertegaz: "El nutricionista es más necesario que unas zapatillas"

"Intento adaptarme a las necesidades de las personas a las que asesoro" "Somos un complemento más en el deporte y la sociedad" - "Hay gente que hace unas dietas tan extremas que luego en el ejercicio no cumple o no rinde"

Pilar García Pertegaz posa en uno de los salones del Gran Hotel.

Pilar García Pertegaz posa en uno de los salones del Gran Hotel. J. Vallès

­­Pilar García Pertegaz (Palma, 1983), diplomada en nutrición humana y dietética, defiende a ultranza su profesión en un mundo lleno de dificultades. Asesora a varios atletas y deportistas y ha disertado a los árbitros de fútbol.

-¿Somos lo que comemos?

-Sí, por supuesto.

-Nutricionista.

-Quiero y pretendo que mis pacientes adquieran hábitos de vida saludables. Y uno de ellos es su alimentación. Cuando vienen a nosotros están ya agotados de hacer dietas. Mi trabajo es enfocar la nutrición como algo sano y saludable. No algo que les privará de algo o de su vida social. Hay gente que hace unas dietas tan extremas que luego en el ejercicio no cumple o no rinde.

-¿Son ustedes necesarios?

-Nos encontramos con gente muy perdida en el mundo de la dietética y nutrición. La gente debe entender que la nutrición se construye desde unos buenos hábitos. Necesitan la figura del nutricionista como un complemento más en el deporte y en la sociedad. La gente tiene que ver que servimos para algo, no solo para que les asesoremos para perder kilos, estamos preparados para algo más.

-¿Más aún en el deporte?

-La alimentación y el deporte deben de recorrer un largo camino. La gente que quiera hacer deporte tiene que saber comer y nutrirse; eso es esencial, van de la mano. La persona deportista tiene que tener una buena alimentación y, con ello, una buena nutrición. Me parece una cosa básica.

-Alimentación y Nutrición.

-La alimentación es lo que tú controlas y la nutrición no. Es decir, en la alimentación tú eliges y decides lo que quieres comer y en la nutrición tu cuerpo decide lo que utiliza. Eso me lo dijo un profesor. Se lo recalco a mis pacientes: tú decides lo que comes.

-¿Y le hacen caso?

-Sí [se ríe]. La gente que viene es por algo. Si buscan a un profesional es por alguna cosa. Y sí hacen caso, tanto a nivel privado como a nivel hospitalario. Y si hay una necesidad te van a escuchar más. La gente es más consciente ahora, me gusta.

-Es decir, ¿todo se basa en la comida?

-Digo siempre lo mismo, no por comer bien y entrenar poco vas a ser muy bueno; y no por comer mal y entrenar mucho vas a ser muy bueno. Comer bien y hacer ejercicio tienen que ir de la mano. Con eso se mejorarán los resultados, y en todos los niveles. Uno de ellos es el emocional, que en el deporte es muy importante dado que la persona que come se siente bien y se motiva. Otro ejemplo sería la recuperación en el deportista, que también mejora.

-La sociedad se mueve actualmente a un ritmo frenético, así es complicado nutrirse bien.

-Intento adaptarme a las necesidades de las personas a las que asesoro y si tenemos que hacer modificaciones laborales, culinarias o alimentarias, se hacen... aunque el paciente tiene que poner de su parte. No dar dietas estrictas que se rompan. Comemos 365 días al año. Los milagros no existen.

-Los padres suelen dar complementos vitamínicos a sus hijos.

-Antes de darle vitaminas a un niño, que me digan los padres qué come su hijo y él, que me lo apunten. Los hijos somos el reflejo de nuestros padres. Si un padre no come saludable, probablemente el hijo tampoco. Y es que a los hijos hay que darles educación alimentaria. Y, por favor, que sepan leer las etiquetas de los productos que compran, para algo están.

-Usted asesora a varios deportistas.

-La alimentación es clave, y luego buscar lo que mejor tolera tu cuerpo. Puedes romper una carrera a un paciente teniendo una mala nutrición o que en el día anterior haya comido algo que le haya sentado mal. Los deportistas deben tener muy planificado los menús que van a tomar antes, durante y después de las carreras, siempre. No me vale el "¿puedo probar esto?". E ir con cuidado con el patrón de: "A mí me ha funcionado, tomátelo tú que también te funcionará". Hay que tener en cuenta que cada uno tiene su cuerpo. Esto es un gran error. Aquí el gran aliado nuestro tiene que ser el entrenador, a él le escuchan.

-Aún así, siguen siendo pocos.

-La obesidad es una pandemia en la sociedad actual con todo lo que ello significa. No obstante, la gente piensa que le queremos quitar el dinero.

-Te compras unas zapatillas de más de 150 euros y no gastas nada en el nutricionista.

-Somos más necesarios que unas zapatillas. Si me duele un brazo iré a un traumatólogo, no voy al masajista de la esquina que me han dicho que va muy bien. Si quiero algo en alimentación tengo que ir a una persona cualificada, basta que nos tomen el pelo en todo. Hay mucha intrusión."Si un padre no come saludable, probablemente el hijo tampoco. A los niños hay que darles educación alimentaria"

-Un niño estudia, entrena, juega€

-La vida de los niños veo que es muy dura últimamente. Para empezar tienen que comer bien. Si quieres que rinda, tiene que estar motivado y bien nutrido. Mejor natural que de manera comercial.

-Ha dado charlas a los árbitros.

-Tenían necesidad de preguntarme cosas. Tras hablarles, enseguida me dijeron "qué mal comemos". Comer y deporte van de la mano. Y les dije que es vital hidratarse. La gente no bebe agua y se pasa seis horas sin beber. necesitamos de un litro y medio a dos de agua para estar hidratados.

-¿Prohíbe algo?

-No. Si le doy algo muy estricto a un paciente será un fracaso nutricional. Me adapto a él. No dejaré que coma bollería industrial, prefiero que se la hagan ellos. No les prohíbo, les cambio.

Compartir el artículo

stats