Director del Atlàntida Mallorca Film Fest

Jaume Ripoll: «Otras ciudades nos han animado a hacer el Atlàntida en otros lugares de España»

Le impone encontrarse con Michael Douglas y tiene pendiente de ver ‘Alguien voló sobre el nido del cuco’. A pocos días de que comience el festival (del 19 al 28 de julio) que dirige, una de las incertidumbres es si llegará la aportación del Govern

Jaume Ripoll, director del Atlàntida Film Fest: "Que puedan venir desde Israel y Palestina los directores de "No Other Land" es lo que da sentido a un festival como el nuestro"

B. Ramon

Montse Terrasa

Montse Terrasa

¿Por qué esta va a ser la mejor edición del Atlàntida?

Porque se corregirán errores que se puedan haber cometido y porque, desde el orgullo de quien ha programado durante todo un año y ha seleccionado las películas, llegas a la conclusión de que esta debe ser la mejor edición. ¿Qué elementos nos hacen pensar que sí lo será? La calidad de la programación, que para mí es lo primordial. Se tiende a creer que lo que define a un festival son los invitados. No, lo que define a un festival son las películas. Y en este caso, el Atlàntida nunca ha tenido tantas ni tan buenas películas como este año, ni tantos estrenos nacionales, que es el otro elemento que define a los festivales, cuál es tu papel en el ecosistema de festivales nacionales. Y el Atlàntida ha llegado a un momento de madurez en el que ha adquirido una relevancia propia, por diferentes motivos: su programación, diferenciada, y su ubicación. Si el Atlàntida no fuese en verano, no sería el Atlàntida.

¿Han tenido ofertas para irse a otro lugar?

Sí, es cierto que hay otras ciudades y otras instituciones españolas que nos han animado y planteado si queríamos hacer el Atlàntida en otros lugares de España. Es verdad que se hace en Portugal desde hace cinco años y hemos declinado amablemente esas propuestas.

¿Cómo lleva los días previos al festival?

Con estrés, piensa que el festival, aparte de las más de cien películas e invitados, son ocho sedes, hay aire libre, hay un alto número de incertidumbres: climáticas, que todo encaje, que no haya bajas, que siempre hay en los festivales, que el público reaccione por igual o con mismo nivel de entusiasmo a las propuestas que tenemos en un festival tan heterogéneo como el Atlàntida y que se confirme la financiación pública, que a día de hoy no está al 100% confirmada.

«Otras ciudades nos han animado a hacer el Atlàntida en otros lugares de España» | B. RAMON

«Otras ciudades nos han animado a hacer el Atlàntida en otros lugares de España» | B. RAMON / Montse Terrasa

¿Por parte de quién?

Estamos esperando la resolución del Govern.

¿Y si no hay esa aportación económica?

Esperemos que la haya. A diez días de empezar el festival no quiero plantearme otro escenario. La programación de este año demuestra que creemos que el festival puede seguir creciendo, que pueda asentarse en un referente, no solo balear, por descontado, nacional también, sino europeo. En eso estamos. Tenemos la complicidad de la administración pública, esperamos que eso se confirme.

Le iba a preguntar si aspiraban a más financiación...

Más que un mayor presupuesto, queremos más certezas y con más antelación. Creo que un festival para que pueda arraigarse necesita saber que contará con este nivel de apoyo institucional. El objetivo del festival es que el año que viene todos lo tengamos más claro, porque eso nos permitirá gastar más energías en innovar el festival, estar todo el año trabajando en buscar nuevas audiencias y estos días dedicarlos a lo que es verdaderamente relevante, que es que todo funcione bien, y no tramitar otra convocatoria nueva de subvención, que nos quita mucho tiempo y energías.

Insisto, ¿Y si no llega?

Entonces haremos las ruedas de prensa pertinentes, pero no creo que suceda.

En esta edición contarán con Michael Douglas, con Bayona, Matt Dillon… ¿es la edición más comercial?

Es la edición con más estrellas y una edición que completa viajes. Uno es el tributo cinematográfico a Michael Douglas, que de alguna manera, como mallorquines, hemos visto como un visitante ilustre pero no como leyenda del cine. Y es el momento de que un festival de cine reivindique el legado cinematográfico de Douglas. Por eso, además de darle el premio, en la edición on line del festival recuperamos Alguien voló sobre el nido del cuco, porque es una faceta muy poco conocida de Douglas, la de productor. Y en el caso de Bayona es algo personal, porque hace 25 años Jota venía aquí a presentar Mis vacaciones, en un pueblo del interior, a un festival de cortos de verano, y que ahora venga a un festival a recibir un premio es una manera de cerrar un viaje con él.

¿Cuesta mucho convencer a estas estrellas para que vengan al festival?

Cuesta, ten en cuenta que con Michael Douglas llevábamos cinco años insistiendo, con Liv Ullmann, cuatro, y de hecho el año pasado tenía que venir y no pudo por la huelga [de actores de Hollywood]. Y en el caso de Jota, lo hicimos a principios de año, intentamos hablar con él. No dejan de ser nombres que reciben muchos premios habitualmente y amablemente declinan, porque si no estarían todo el día haciendo viajes, recogiendo premios… En el caso de Matt Dillon es una feliz coincidencia que, de nuevo, la muestra del peso que tiene el Atlàntida a nivel nacional ha hecho que Fernando Trueba y la distribuidora han decidido que el festival es la perfecta puerta de entrada para la película en el mundo, porque es estreno mundial. Y al ser Matt Dillon protagonista, Trueba ha intervenido para que pueda acompañarlo.

¿Matt Dillon era uno de sus ídolos juveniles?

Nací en los 70 y, como hijo de los 80, sin duda es para mí icónico. Yo a Michael Douglas no lo conozco, nunca he sufrido el starstruck, el efecto cuando tienes a alguien muy famoso delante, no soy demasiado mitómano, pero creo que con Douglas me puede pasar algo así, porque me ha acompañado en momentos muy claves de mi vida.Y tenerlo ahí y compartir una charla de cine, pues será un regalazo.

También contarán con Montxo Armedáriz e ‘Historias del Kronen’, película basada en una novela que retrata a toda una generación.

Creo que Montxo, cuando hablamos de completar viajes, es uno de los directores más relevantes de los últimos 50 años del cine español, al que se le han rendido muchos menos honores de los que merece él, como persona, y su cine. Los motivos no sé cuáles serán, pero si uno recorre la filmografía de Montxo, desde Tasio a Secretos del Corazón, puede ver un recorrido de películas excelentes. Y en el caso de Kronen, para un festival como el nuestro, que está empeñado en dirigirse a la generación Z, qué bien que enfrentar a la generación Z con la de hace 30 años, que es ese viaje. ¿Cuál es el Juan Diego Boto o el Jordi Mollà de hoy? ¿La Cayetana y la Núria Prims de hoy? Pues está muy bien verla para hacer el efecto espejo de lo que eran ellos hace 30 años.

¿Cuál es su momento más esperado de este festival?

Unos dirán que Douglas, Liv Ullmann, Matt Dillon, Fernando Trueba... Para mí , el momento que más ganas tengo que llegue y que más nos ha costado que suceda es el estreno de No other land, la película que narra el conflicto entre Israel y Palestina y el hecho de que vengan los dos directores, que pueden volar desde Israel y Palestina para presentarla en La Misericòrdia es lo que da sentido a un festival como el nuestro.

¿Qué no hay que perderse?

Es cierto que los grandes nombres están allí y los conciertos de Alizzz, Nebulossa... Yo recomendaría, más allá de la película No other land, la película de Mark Cousins, es el mayor experto de cine del mundo, que viene a Mallorca a presentar su documental [A Sudden Glimpse to Deeper Things] con Tilda Swinton, ella no puede venir. Es la segunda proyección mundial del documental, dos días después del estreno que se hará en el festival Karlovy Vary. Es la historia de una pintora británica de la segunda mitad del siglo XX, Wilhelmina Barns. Entiendo que el público diga que no conoce a la pintora, pero Cousins es el autor de The Story of Film, que es un documental de doce horas sobre la historia del cine que es algo extraordinario, y tenerlo a él, en el Augusta, en una sala de cine para hablar de cine, me parece que es un regalo para todos los cinéfilos de la isla. Otro es el estreno de Las Balconettes, con la presencia de Noémie Merlant. Y el tercero es [I’m Not Everything I Want to Be] sobre una fotógrafa, Libuše Jarcovjáková, conocida como ‘la Nan Goldin checa’, de 82 años, que vendrá a Mallorca. Ella huye de Chequia con la invasión soviética y está 50 años retratando la sexualidad y la apertura del Este en unas fotografías espectaculares en blanco y negro.

Al Jaume cinéfilo, ¿a quien le encantaría tener en el festival?

¿Que estén vivos? Fantasmas, me encantaría invocar a muchos... hemos intentado traer a Ian McKellen durante tres años y de hecho tengo una carta preciosa que me escribió él, el año que estuvo más cerca de venir, cuando estrenamos un documental sobre su figura, que se llama Playing the part, y subimos un vídeo que nos mandó, porque estaba interpretando El rey Lear en esos momentos. Es el actor con el que me gustaría pasar una hora comiendo en Can Eduardo hablando de cine. Para mí, el regalo más grande como director del festival es poder estar con el talento y pasar una o dos horas distendidas hablando de cine.

¿Qué les aporta el apoyo de la reina Letizia?

El festival es el que es gracias a cinco elementos claves. Uno, el carácter innovador que tuvo desde el principio. Dos, el panel de invitados que hemos tenido. Tres, las localizaciones donde se ha producido, lo que hablábamos al principio, que el festival ha oído cantos de sirena de otras ciudades, pero ninguna tiene lo que tiene Palma. Palma tendrá muchos defectos, todos los conocemos, pero hay pocas localizaciones como las que tiene Palma: ses Voltes, La Misericòrdia, es Baluard... es un lujo. Cuatro, la respuesta del público y de los medios, y, cinco, la presencia de su majestad la Reina, que nos ha permitido alcanzar nuevas audiencias, nuevos países. Y que esa cobertura de información, que empezó siendo rosa, ha derivado en otra cosa, en el relato que une a la Reina con personalidades culturales en un festival singular. Y eso es beneficioso para la cultura de aquí, los creadores de aquí y sin duda para el festival. El año pasado, la presencia de la reina en la proyección de Creatura, que fue controvertida, ayudó a la película. Y a mí me preocupa mucho como distribuidor, como productor, director y editor de una plataforma, llegar a cuanto más público mejor, y no hay que educarlo, hay que seducirlo.

Hablemos de Filmin. ¿Qué relación tienen con las otras plataformas? ¿Observan sus movimientos y estrategias?

El mercado de plataformas está en un estado de cambio, aún no tenemos la foto final de qué sucederá, quién se quedará, con qué nombre se quedarán. Piensa que las únicas dos plataformas que no han cambiado de nombre en 15 años somos Filmin y Netflix, el resto han cambiado de nombre todas. Entonces vamos a ver qué sucederá, yo creo que los próximos dos años son clave para acabar de ver esa foto finish, yo creo que al final de 2025 podemos tener más claro cuál será el reparto de plataformas, quién estará con quién y, en cuanto a la relación, es cordial, pero es inevitable pensar que somos competencia. Nosotros no tenemos el volumen que tienen las otras cinco o seis plataformas, pero sí que nosotros pensamos que cuando uno llega a casa que sea Filmin la primera elección, no la cuarta, porque si es la cuarta, posiblemente se darán de baja de la plataforma más pronto que tarde.

¿Cuál quiere que sea el futuro de Filmin?

El futuro, que se parezca mucho al presente, porque lo que hemos conseguido es no perder personalidad. El riesgo de crecimiento está en la gestión del equipo y la gestión de la identidad. Y la identidad es lo que te lleva a ser lo que eres y pensar que si cambias un poquito llegarás a más público. ¿Qué significa cambiar un poquito? ¿Significa renunciar a cosas? ¿Significa renunciar a películas controvertidas, incómodas? ¿Renunciar a una línea de comunicación que puede molestar a un público que quizás no tienes? Es un error, uno no tiene que perder esos elementos, sino incorporar nuevos, pero no renunciar a esos. Y nosotros no hemos renunciado a ser lo que éramos para ser lo que somos y mi deseo es que en los próximos diez años sigamos siendo eso.

¿Qué película de culto aún no ha visto?

Nunca he visto Alguien voló sobre el nido del cuco, curiosamente. No porque tengo mucha aprensión a las películas que pasan en los psiquiátricos. Es de esas películas que tienes pendientes de ver y ahora, sí, antes de que venga Michael Douglas, tengo la obligación.