Arte

Carles Guerra revisa la colección de Es Baluard y halla nuevas conexiones en ‘Normopatías’

La exposición se inaugura este jueves en el Espacio C del museo

Carles Guerra y David Barro.

Carles Guerra y David Barro. / B. Ramon

Montse Terrasa

Montse Terrasa

El experto en arte Carles Guerra ha revisado la colección de Es Baluard y ha establecido una conexión entre diferentes obras que muestra en Normopatías, exposición que se inaugurará este jueves en el Espacio C del museo. Una entrevista que realizó al antropólogo Jack Goody en 2015 es el punto de partida de su selección, que pivota sobre cómo la escritura ordena la sociedad y cómo se invisibiliza todo lo que no entra en esa norma.

Él y el director de Es Baluard, David Barro, presentaron ayer esta exposición, que reúne piezas creadas entre la posguerra europea y las dos primeras décadas de este siglo, tanto de artistas locales como de fuera de Balears. Carles Guerra invitó ayer a que cada uno busque su propia conexión, su propio «lenguaje privado», como sostenía Wittgenstein. «Una misma obra puede servir para estimular debates muy diferentes», añadió.

Los artistas

La muestra está compuesta por cuadros, fotografías, vídeo y esculturas de Helena Almeida, Toni Amengual, Mercedes Azpilicueta, Erwin Bechtold, Irma Blank, Miriam Cahn, Helmut Dorner, Vicente Escudero, Will Faber, Mounir Fatmi, Jean Fautrier, Lara Fluxà, Alberto García-Alix, Susy Gómez, Núria Güell, Petrit Halilaj, Peter Halley, Lawrence Abu Hamdan, Richard Long, Ibrahim Mahama, André Masson, Joan Morey, Tim Noble & Sue Webster, Lydia Ourahmane, Javier Peñafiel, Perejaume, Walid Raad / The Atlas Group, Antoni Tàpies, Juan Uslé, Eulàlia Valldosera y Wols.

Las conexiones personales del comisario con algunos de los artistas también han servido para seleccionar las piezas. La proyección de la entrevista que le realizó a Goody abre esta exposición, en la que una instalación de Eulàlia Valldosera ocupa un gran espacio. La creó a finales de los 90 del siglo pasado, cuando la artista decidió dejar de fumar. En el centro de una lona de cuatro metros cuadrados acumuló un montón de colillas, como si fueran el ombligo de una superficie manchada por la ceniza.

Otra de las piezas fuertes de Normopatías es la conexión entre el vídeo La feria de las flores, de Nuria Güell, en el que un grupo de menores víctimas de explotación sexual comentan obras de Botero, y el cuadro Mirar, de Miriam Cahn, quien exige que su obra esté colgada a una altura determinada para que los ojos del visitante se encaren con los de la mujer retratada que muestra sus genitales.

Suscríbete para seguir leyendo