Entrevista

Belén Martí Lluch: «‘La Mesías’ y ‘Las niñas zombi’ conectan con problemas actuales»

La bailarina, coreógrafa y actriz mallorquina actúa este sábado en el Teatre Principal de Palma en una obra donde las nietas de los vencidos indagan en la Guerra Civil

Belén Martí (izda.) con su compañera de reparto, Natalia Fernandes

Belén Martí (izda.) con su compañera de reparto, Natalia Fernandes / La Tristura

Redacción

La bailarina, coreógrafa y actriz mallorquina Belén Martí Lluch no para de enlazar proyectos de éxito en un año tan dulce que no acaba de creérselo. Después de triunfar con la puesta en escena del grupo Stella Maris, de la serie La Mesías, en el festival Primavera Sound, el sábado coprotagoniza Las niñas zombi en el Teatre Principal de Palma. «No todos los días debuta una como actriz en casa, por lo que es una parada muy importante para mí», confiesa.

La sala pública de Ciutat se puso en pie el pasado septiembre con la representación de la danza Para cuatro jinetes, de la compañía Mucha Muchacha, en la que está al frente, y ahora Belén Martí sale «de la zona de confort, el baile, para habitar la piel de un personaje de forma diferente». Aunque no es la primera vez, ya que acaba de participar en la obra Así hablábamos, de La Tristura, que durante dos meses ha llenado el Centro Dramático Nacional.

La misma compañía coproduce Las niñas zombi con otros espacios teatrales a nivel nacional –como el Festival Grec– e internacional. En la obra escrita y dirigida por Celso Giménez, tres nietas de uno de los vencidos en la Guerra Civil indagan sobre la historia de su abuelo, que está inspirada en la del autor. «Celso consigue narrarlo de forma que parece que el espectador está con nosotras, elimina los metros de distancia entre las butacas y el escenario y crea cercanía, como si el público estuviese mirando por una mirilla», explica Martí.

Sinopsis

Las tres primas treintañeras se encuentran una noche de viernes en una casa de campo y se ponen al día después de mucho tiempo sin verse; y tras bailar, beber y reír, una de ellas comienza a contarles su propia historia. «Hemos vivido de espaldas a la guerra, a la historia de nuestros abuelos, pero en cuanto sabes un poco, necesitas saberlo todo. Por debajo de la obra, de los bailes, las conversaciones y las risas, se esconde una pregunta: ¿Qué tuvieron que vivir nuestros abuelos cuando tenían nuestra edad? ¿Estamos vivas gracias a todo eso?», tal como se cuestionan en la sinopsis de la obra estrenada hace un año en Madrid.

Belén Martí cree que la tercera generación a la que apela Las niñas zombi «es la que tiene la distancia suficiente para poder hablar de la Guerra Civil de forma un poco más objetiva. Nos sigue doliendo, pero por lo menos los pensamientos y sentimientos se pueden expresar, a diferencia de lo que ocurría antes. Al final de lo que habla Celso es de las etapas del luto, es decir, las que han necesitado las generaciones sucesivas para sobrevivir a esta guerra», en palabras de la actriz y bailarina mallorquina.

Una escena de 'Las niñas zombi'

Una escena de 'Las niñas zombi' / La Tristura

Además de una herencia material –el motivo de reunión de los padres–, hay otras herencias recibidas. Y a la protagonista, con Teresa Garzón y Natalia Fernandes, le gusta pensar que «es colectiva». Pese a que la obra se presenta como el relato de una única familia, «en el fondo habla de todas las historias que hemos heredado. Estamos vivos porque somos descendientes de los supervivientes de la guerra y lo más interesante es la reflexión y acciones que la tercera generación podemos hacer», destaca.

Martí Lluch tiene confianza en la implicación de los jóvenes ante retrocesos como la derogación de las leyes de Memoria Democrática. «Tenemos más información que nunca y aunque la sociedad está muy polarizada y hay todo tipo de situaciones, estamos capacitados para poner límites y quiero pensar que el criterio mayoritario es el de acabar con los discursos de odio y luchar por un futuro mejor para todos», afirma esperanzada.

Otros proyectos

Entre los muchos proyectos que ha compaginado estos dos últimos años, sobresale por su impacto y éxito la serie La Mesías, ideada por Los Javis y en la que la bailarina y actriz mallorquina se encargó de la coreografía del grupo Stella Maris, protagonista de la cinta de ficción. La ve muy alejada de la obra que trae el sábado al Teatre Principal, aunque ambas creaciones «tienen en común que han conectado con problemas actuales», como dice en referencia a la Guerra Civil y el fanatismo religioso. «Los autores contemporáneos, como cualquier persona con inquietudes sociales, tienen preocupaciones vinculadas al presente y utilizan la creación para tratar de dar respuestas a esas problemáticas», argumenta.

Respecto a su reciente trabajo para adaptar la coreografía de la serie al espectáculo del festival Primavera Sound, «supuso un gran reto porque era dar el salto de un grupo de ficción a uno real. No se había hecho nunca y teníamos muchas ganas, aunque nos hemos quedado muy sorprendidas de la repercusión que provocó» , afirma entusiasmada.

También lo está con sus nuevos proyectos: «Acabo de terminar de rodar la serie de Netflix Superstar, en la que me he encargado del movimiento; ahora estoy con la coreografía de la serie Mariliendre; y en breve se estrena la obra Dique, de Marta Pazos, en la que realizo la coreografía para la compañía Nova Galega de Danza», enumera Belén Martí.

Asimismo, «lo más importante es que en Mucha Muchacha hemos empezado a trabajar en una nueva obra. Buscamos coproducciones y me encantaría que de algún modo Mallorca estuviese involucrada», concluye quien triunfa fuera.