Exposiciones y conciertos en Mallorca para recordar los diez años de la muerte del fotógrafo Toni Catany

El Centre Internacional de Fotografia de Llucmajor inaugura ‘Màscares del temps’ y estrena la obra ‘Colomers’, de Xavier Carbonell

Responsables y colaboradores de los actos conmemorativos

Responsables y colaboradores de los actos conmemorativos / B. Ramon

Raquel Galán

Raquel Galán

El fotógrafo mallorquín Toni Catany, toda una referencia en el mundo de la fotografía artística y Premio Nacional en 2001, murió hace ahora una década, el 14 de octubre de 2013, pero su legado está más vivo que nunca gracias a la apertura este año del Centre Internacional de Fotografia que lleva su nombre, en Llucmajor, donde nació.

Para conmemorar la efeméride, se han programado dos exposiciones y dos conciertos en la semana de la Fira del pueblo, y la alcaldesa ha anunciado que el Ayuntamiento destinará cerca de 60.000 euros para poder trasladar su archivo fotográfico al centro (ahora está en Barcelona) y darlo a conocer.

El día 14 se inaugurará la exposición Màscares del temps, donde 30 fotografías de Catany y 80 de su amigo Humberto Rivas, que fue Premio Nacional en 1997, dialogan sobre el paso del tiempo y la memoria, ya que «compartían maneras de ver la fotografía», tal como afirmó el presidente de la Fundació Toni Catany, Miquel Bezares.

Retratos y naturalezas muertas, principalmente, aunque también paisajes urbanos y un perro son las imágenes que se mostrarán del mallorquín, así como las del argentino, además de una foto del propio Catany en 1987 tapado con una máscara, la que ilustra el cartel. Todas ellas reflejan la importancia de ambos artistas respecto a la renovación del lenguaje fotográfico en este país a partir de la segunda mitad de la década de los 70.

En cuanto a la otra exposición, se trata de L’esmalt clivellat, del compositor y musicólogo Xavier Carbonell, catalán afincado en la isla, que realizó un viaje inverso a Catany y que tuvieron «caminos paralelos», según dijo el director de la Fundació, Antoni Garau. Por su parte, el director del Museu de la Música de Barcelona, el mallorquín Jordi Alomar, detalló que «tienen trayectorias biográficas con muchas confluencias» y «les hermana su mirada de trascendencia», resumió.

Música visionaria

Explicó que el día 15 se celebrará en el centro el concierto Escàpola llum, interpretado por Quarteto Maurice, que tocará una obra de Carbonell, Colomers, «absolutamente visionaria», compuesta hace 40 años y que hasta ahora solo se ha interpretado una vez. El día 27 tendrá lugar el concierto de Safrà por parte de la pianista Neus Estarelles, música inspirada en la foto de Catany Altar profà 34.