Los artistas del doblaje en Baleares cuentan con una nueva asociación para representarles

La entidad Cadib se ha creado hace cuatro meses y cuenta con más de 40 afiliados

Rafa Cosano, Félix Ribalta y Jordi Masana lideran Cadib, que quiere aunar a todos los profesionales relacionados con el doblaje. |

Rafa Cosano, Félix Ribalta y Jordi Masana lideran Cadib, que quiere aunar a todos los profesionales relacionados con el doblaje. | / B. Ramon

Montse Terrasa

Montse Terrasa

La asociación recientemente constituida Comunidad de Artistas del Doblaje de les Illes Balears (Cadib) está dando sus primeros pasos con la intención de lograr tener una estructura sólida de esta industria y combatir el intrusismo profesional. Entre sus objetivos también está el de ser un interlocutor con producciones audiovisuales, crear oportunidades de trabajo de diferente perfil y contar con un mercado de voces de las islas.

El locutor y actor de doblaje Félix Ribalta es el presidente de esta nueva entidad que cuenta ya con algo más de 40 afiliados. Hace dos años creó la Escuela de Doblaje de Baleares y ahora lidera Cadib, junto con Rafa Cosano y Jordi Masana. «Aquí no existe un sector como tal del doblaje o la locución, un sector regulado, en el que haya agentes definidos a los que puedas preguntar precios, ver catálogos de voces... Hay agentes muy dispersos, hay una diáspora de profesionales en la isla, el tema del intrusismo campa a sus anchas y cualquiera en su casa, por cinco euros y con un micro, te puede grabar cualquier cosa y eso es maltratar a la profesión», comenta Ribalta sobre el panorama actual del doblaje en Balears, donde lamenta que «IB3 no invierte desde hace años en doblajes».

El presidente de Cadib quiere seguir el modelo de Madrid, donde «el sector del doblaje está muy protegido, hay tres sindicatos, un convenio laboral que se respeta, con servicios y precios definidos». Y explica: «Cadib quiere aglomerar a los profesionales del sector, reivindicar nuestro papel con una presencia autonómica, para poder atraer trabajos, porque Balears es muy atractiva para proyectos audiovisuales, ¿cuántas series de Netflix, de Amazon, de productoras vienen aquí para hacer rodajes? Ya que vienen a hacer la producción, podrían llevarse el paquete completo y hacer el doblaje», apunta Ribalta.

La nueva asociación pretende entablar conversaciones con el Govern «para estimular iniciativas públicas».

En cuanto a la iniciativa privada, Ribalta también tiene una distribuidora de contenidos audiovisuales, especializada en animación japonesa, con la que ya ha doblado algunas series.

Diferentes perfiles

El pasado 1 de abril, la asociación organizó en Palma una charla del jefe de técnicos de sonido de Keywords Studios. «Porque con la asociación no solo queremos traer a actores de doblaje o directores. Técnicos, productores, administrativos, empresarios que llevan estudios y proyectos... es importante que vengan porque si queremos crear un sector necesitamos todo tipo de perfiles, no solo actores», señala Ribalta.

«Buscamos dar a conocer, difundir, ser el nexo con producciones audiovisuales y crear ese mercado de voces disponibles en Balears. Mucha gente no se lo plantea. El doblaje es algo importante y que se necesita para la industria audiovisual», añade sobre lo que supone esta profesión Rafa Cosano, vicepresidente y tesorero de Cadib.

Desde la asociación reiteran que el sector del doblaje no se limita a los actores que ponen voz, hay muchas otras funciones desconocidas y todo el proceso, con la infraestructura necesaria, se podría realizar en Mallorca.

El secretario de la asociación, Jordi Masana, trabajaba como figurante en series, había estudiado creación de videojuegos y «el tema del doblaje siempre lo había visto como un sueño», que descartaba porque desconocía que en Mallorca había una escuela. Desde hace dos años es su «pasión» y por ello se ha implicado en Cadib. «Me he dado cuenta de que hay mucha gente que no sabía que esto existía y tiene interés. Aparte de conseguir más trabajo, podemos dar oportunidades a gente que estaba como yo, que no sabía ni que existía el doblaje y que cuando lo descubren igual encuentran una pasión nueva», remarca.

Suscríbete para seguir leyendo