30% Dto + 3 meses de regalo Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MÚSICA CRÍTICA

De lo clásico a lo romántico

Orquestra Simfònica de Balears ★★★★

Trui Teatre de Palma, 16 de marzo 2023

Kit Armstrong, piano. Víctor Pablo Pérez, director.

Al escuchar los primeros compases de la Tercera Sinfonía de Bruckner que ofreció la Simfònica a las órdenes de Víctor Pablo Pérez el pasado jueves, al oír este crescendo que no hace más que preludiar la explosión sonora posterior, ya nos dimos cuenta que la interpretación de esa obra maestra del romanticismo sería electrizante. Y lo fue, vaya si lo fue, pues después de ese primer movimiento que deja sin respiración y que termina combinando el lirismo de los instrumentos de cuerda con una explosión sonora inmensa, después de eso, llegó el Adagio/Andante, un prodigio de romanticismo en estado puro y en el que nuestra orquesta se mostró brillante, sobre todo en el largo final que, según palabras de Juanjo Company al terminar el concierto, “les salió bordado”.

Al mismo nivel podemos calificar el Bastante rápido (así lo llamó el compositor) tercer movimiento y el Allegro con el que termina la obra. Todo muy medido, pero a la vez muy libre, musicalmente hablando. Una Tercera de Bruckner de primera

Y eso no fue todo, pues la sesión había empezado con una muy buena lección de clasicismo, pues el pianista invitado, Kit Armstrong de treinta años recién cumplidos y que también tienen carrera como compositor, tocó con buen hacer el Concierto número 27 de Mozart, otra joya de la época.

Armstrong sabe jugar muy bien con los tempi, pues, aunque posee una pulsación un tanto dura, domina el pedal de forma excelente, lo que le leva a ofrecer versiones personales de las obras que tiene entre manos (nunca mejor dicho). Ocurrió con Mozart y también con el plus chopiniano, al que imprimió una velocidad poco usual, pero, sin duda, preciosa y válida.

En ese concierto y como era de esperar si en el podio teníamos al maestro Pérez, la orquesta también sonó clásica, mozartiana en definitiva.

Compartir el artículo

stats