Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte

Albert Pinya da el salto a Asia con una individual en Taiwán y de la mano de la galería madrileña Gärna en la feria Art Busan de Corea del Sur

El artista se presentará el próximo mes de abril en Taiwán, con una exposición en la capital Taipéi, y al mes siguiente participará en la feria Art Busan de Corea del Sur / Exhibirá una serie de lienzos de grandes formatos y algunas cerámicas

Retrato de Albert Pinya realizado por el fotógrafo Pepe Cañabate

Albert Pinya da un paso más en su carrera, un salto al continente asiático. Su mapa artístico contemplaba hasta ahora exposiciones en Europa, en países como Italia, Suiza, Portugal, Alemania, Finlandia y España, y Estados Unidos, a través de las ferias de Miami y Nueva York. Los próximos meses de abril y mayo incorporará dos nuevos territorios a su particular cosmos: Taiwán y Corea del Sur.

La primera de las paradas, la de abril, tendrá lugar en Taipéi, la capital de Taiwán. Se trata de una exposición individual, en la galería Ting Ting Art Space, donde exhibirá una serie de lienzos de grandes formatos, realizados en este último año, en los que todavía predominan las imágenes repletas de grafismos, dibujos y palabras. También algunas cerámicas, recientes, realizadas en colaboración con Català-Roig, en un formato más íntimo comparadas con las que presentó, hace algunos meses, en el museo Es Baluard. 

Una renovada exaltación del cromatismo

«Uno de los puntos que, quizá, me despierta bastante interés actualmente es que también presentaré las nuevas pinturas en las que he estado trabajando —desde la segunda mitad de 2022 hasta este momento—, donde el dibujo ya no tiene la misma presencia y las escenas que represento se generan a través de un tratamiento y una ejecución muy diferente, trabajando a partir de otras dinámicas como son el gesto, la mancha, la ausencia de textos o la escasa utilización de pinceles. En ellas se aprecia una renovada exaltación del cromatismo y un tono más lúdico y socarrón», reflexiona el artista.

Imagen de una de las obras de Albert Pinya que viajará a Taiwán y Corea del Sur: 'Sonrisas para combatir la barbarie_80x80cm_Mixta sobre tela_2022'

Feria de arte Art Busan de Corea del Sur

Tras la muestra de Taipéi, Pinya participará en la feria Art Busan, en Corea del Sur, con una individual (un solo show) de la mano de la galería madrileña Gärna. Abrirse a nuevos públicos es, «para una persona curiosa, como es mi caso, una motivación superlativa. Y una cuestión necesaria como superviviente. Pero tampoco me gusta sentirme eclipsado por estos detalles y, mucho menos, olvidarme del público que me acompañó en mis inicios», aclara. «Siento que siempre empiezo de cero, en cualquier situación y contexto, porque siempre me considero estar en el punto más bajo. En un lugar donde no hay expectativas ni esperanza. Solo ganas de descubrir y aprender, sin pretensiones ni alardes», añade.

Cerámica en colaboración con Català-Roig Albert Pinya - The time is now! - Martina Corbetta, Giussano - Foto, Cosimo Filippini 2021

Libro que recoge sus estudios relacionados con la acción poética en Ibiza y Formentera

Al margen de su aventura asiática, Pinya ultima otros proyectos de cara al 2023, uno de ellos muy «ilusionante»: la publicación de un libro de divulgación, con Nova Editorial Moll, en el que lleva trabajando los últimos tres años. «Se trata de unos estudios relacionados con la acción poética, en las Pitiusas, en los que recojo toda una selección de poetas autóctonos o vinculados con las islas, muy variopinta, que comienza con los poetas árabes ibicencos y concluye con autores un poco más jóvenes a los de mi generación. Ha sido toda una aventura entre bibliotecas, hemerotecas y libros. Y, sobre todo, un preciso y detallado trabajo de documentación que, a título personal, me ha nutrido mucho. Este tipo de proyectos, vinculados a la investigación y a la historia, independientes al mercado (del arte), son doblemente estimulantes», afirma.

Su papel como comisario

Por lo que se refiere al año que concluye, Pinya, que lo largo de su trayectoria participó en colectivas en China y Filipinas, lo ha despedido en el papel de comisario, volcado en la obra del artista holandés Jochem Rotteveel, que ha presentado en el espacio TACA su primera exposición individual en España. «Me gusta ejercer la práctica curatorial porque es como otra manera de continuar desarrollando mi propia praxis artística, desde otra perspectiva. En cada artista con el que colaboro veo una ligera estela de mi trabajo que me conecta a su obra y hace que quiera potenciarla. Principalmente, me siento más liberado cuando comento la obra de otro artista que la mía. Es muy complicado hablar de uno mismo», confiesa.

Compartir el artículo

stats