Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Teatre del Mar cumple 30 años con un montaje vecinal

‘Ca n’Herodes’ aborda la presión inmobiliaria en El Molinar, entre otras cuestiones que afectan al barrio, y se representará el próximo 23 de diciembre por la tarde

Vecinos de El Molinar representan ‘Ca n’Herodes’ para celebrar los 30 años del Teatre del Mar

Vecinos de El Molinar representan ‘Ca n’Herodes’ para celebrar los 30 años del Teatre del Mar Manu Mielniezuk

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Vecinos de El Molinar representan ‘Ca n’Herodes’ para celebrar los 30 años del Teatre del Mar Montse Terrasa

Pasan unos minutos de las siete de la tarde cuando un grupo de vecinos de El Molinar comienza con el ensayo general de Ca n’Herodes, una obra que representarán el próximo 23 de diciembre para conmemorar los 30 años del Teatre del Mar, aniversario que se celebrará a lo largo de 2023. Volviendo al escenario, hay algunos nervios y quedan cosas por pulir, así que los ensayos se irán intensificando en los próximos días.

En este primer ensayo general surgen dudas sobre dónde hay que situarse en el escenario, también sobre el vestuario y los actores preguntan al director, función que ha asumido Pep Lliteres, involucrado desde los inicios en la Fundació Teatre del Mar. «Yo lo que quiero es empezar ya», responde este ante una nueva consulta por parte de alguien del elenco...

Más de 30 personas se han involucrado en Ca n’Herodes, obra escrita por un vecino del barrio que enlaza con Els reis, una representación con larga tradición en El Molinar por Navidad.

Los actores son aficionados, algunos de ellos pertenecen a la Associació d’Espectadors del Teatre del Mar, otros forman parte también de la Associació de Veïnats i Veïnades y la mayoría lleva ya algunos años actuando de manera amateur, desde que recuperaron hace cinco años Els pastorells. Además, esta vez contarán con la colaboración de un grupo de niños que participan en el programa social Migracions, por lo que esta representación es más que nunca un ejemplo de teatro comunitario. «Desde el principio ha sido la idea del Teatre del Mar, construir una red que vincule a diferentes generaciones y que los niños que hacen este taller en la escuela, con herramientas de teatro, puedan participar en esta obra», señala Naiara Yerobi, responsable de comunicación del Teatre del Mar y actriz en Ca n’Herodes.

Ca n’Herodes «es un sainete costumbrista de la actualidad del barrio», resume Lliteres, en el que las protagonistas, dos hermanas cuya madre acaba de fallecer, reciben una oferta suculenta por su casa familiar en El Molinar, propuesta que les hace un agente inmobiliario alemán. Las rencillas familiares, el cuidado de los nietos y las relaciones con los vecinos son otras de las cuestiones que este montaje pondrá sobre el escenario, intercalando escenas actuales con fragmentos de L’Adoració dels Reis, y buscando la risa del público.

15

El Teatre del Mar cumple 30 años con un montaje vecinal Manu Mielniezuk

Alejandro Segura, un histórico del barrio, no actúa este año, pero se ha ofrecido como ayudante de dirección y sigue la obra desde el patio de butacas.

En El Molinar hay afición al teatro desde hace muchas décadas. Vecinos del barrio ayudaron a construir la antigua Sala Rex, lo que hoy es el Teatre del Mar, recuerda Lliteres.

Para el montaje, la Fundació Teatre del Mar ha prestado las instalaciones y ha puesto a disposición del grupo a sus profesionales técnicos. Parte del vestuario también procede de anteriores obras de Iguana Teatre, compañía que impulsó este espacio escénico.

«Que sea teatro comunitario implica que las personas que participan toman casi todas las decisiones, desde el texto, quién será el director, hacer el reparto, el calendario», explica Yerobi. «Si fuera un grupo estable, seguramente ya nos habríamos tirado los trastos a la cabeza», apunta Lliteres.

Mari Carmen Rodríguez es una de las nuevas incorporaciones al grupo de teatro. Es miembro de la asociación de espectadores y ahora afronta la representación con ciertos nervios. «Salvo el teatro del cole, no había hecho nada, me llamaba la atención, pero nunca me había atrevido», explica minutos antes de ese primer ensayo general. Reconoce que se embarcó en este proyecto «un poco de rebote», pero que le está gustando. «No quiero pensar mucho en el día de la representación, porque me pongo nerviosa. Yo veo a mis compañeros actuar y los veo fenomenal, tienen muchísimas más tablas que yo... Pero es una experiencia bonita», comenta.

En unos días, el Teatre del Mar dará a conocer la programación con la que conmemorará sus 30 años. De momento, su director, Carles Molinet avanza que contarán con el director Lluís Pasqual, con el que mantienen una «relación de admiración».

Tres décadas atrás

La Fundació Teatre del Mar se presentó oficialmente en sociedad en enero de 1993, la noche anterior había fallecido Josep Maria Llompart, patrono de esta entidad, según recuerda Molinet.

Hace tres décadas, la oferta teatral isleña dependía del Auditorium y del Teatre Principal, y el Teatre del Mar abrió para ocupar un espacio diferente, menciona Molinet.

Desde que abrió sus puertas al público, el 6 de mayo de 1993, este espacio ha programado 2.319 funciones y 793 espectáculos.

Al margen de su programación cultural, el Teatre del Mar trabaja con proyectos sociales, como el mencionado programa Migracions, y fomenta la investigación artística con las residencias y el trabajo en los espacios de investigación.

Compartir el artículo

stats