Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

Deacorde, promotora de conciertos que cumple 20 años: "Apostamos por la cultura, no por el espectáculo"

Su responsable, Miguel Àngel Payeras, repasa la trayectoria de esta empresa, que hoy ofrece en el Trui Teatre un concierto con Javier Ruibal, Pedro Guerra y Jaime Anglada

Jaime Anglada, Javier Ruibal y Pedro Guerra, Pere Joan Oliver

Deacorde, la productora de conciertos que «nació de la casualidad», acercando a Mallorca por primera vez a cantautores como Jorge Drexler e Ismael Serrano, y que con el tiempo se orientó más hacia la estrategia y la comunicación corporativa, cumple 20 años. Para celebrarlo han programado para hoy, a partir de las 21.00 horas en el Trui Teatre, una actuación a tres bandas, con Javier Ruibal, Pedro Guerra y Jaime Anglada.

Miguel Àngel Payeras, responsable de DeacordeAgency, repasa en esta entrevista la trayectoria de la empresa.

¿Cómo nació un proyecto como el de Deacorde?

Deacorde, como productora de conciertos nació de la casualidad. Cuatro amigos a los que nos gustaba la música y un amigo músico (Alejandro Filio, México) al que convencimos para incluir Mallorca en su gira. Necesitábamos una estructura que nos permitiera ayudarle a gestionarla y así creamos la empresa. Nos pusimos algunas condiciones: traer a Mallorca sólo aquello que nos gustara (casi todo cantautores) y que entrara dentro de lo que entendemos como cultura y no espectáculo. Para eso ya había otras productoras especializadas y otro tipo de público. De este modo, trajimos por primera (y en algunos casos única) vez a Mallorca a cantautores que ahora son muy conocidos como Jorge Drexler, Ismael Serrano, Javier Ruibal o Kiko Veneno. También otros tipos de música más cercana al folk como Carlos Núñez o al jazz. 

¿Rentabilizar cada concierto era una exigencia?

Por suerte o por desgracia, los cuatro socios de Deacorde en ese momento teníamos todos otras profesiones y eso nos permitía elegir lo que queríamos traer a Mallorca sin una necesidad de rentabilizar cada concierto. Eso lo mantuvimos aproximadamente unos 10 ó 12 años, hasta que la crisis derivada del 2008 en adelante nos hizo replantear todo el esquema.Paralelamente a Deacorde Producciones creamos Deacorde Comunicación y Marketing que nos ha permitido seguir hasta día de hoy más orientados a la estrategia y al la comunicación corporativa que a la producción de conciertos.

¿Fue fácil resistir en un campo tan competitivo?

Lo cierto es que al empezar éramos muy lanzados o muy inconscientes. O las dos cosas. Al trabajar casi siempre en formatos pequeños, pequeños conciertos, pequeños teatros, pequeños presupuestos, nada era extremadamente peligroso y con un poco de ayuda de algunos patrocinadores como el Ayuntamiento de Calvià, que auspició todo el ciclo de cantautores que hicimos en la Sala Palmanova, o la cadena hotelera Hotetur ya desaparecida, salíamos adelante.

A pesar de aquello de la insularidad.

Recuerdo que una de las cosas que más me costaba hacer entender a los artistas es que el efecto de la insularidad encarecía todo, que siempre necesitábamos poner barco o avión y una habitación de hotel; que hacer el mismo concierto en Madrid era un 30% más barato y que los cachés podrían adaptarse a esa circunstancia. Todo eso quedaba generalmente en palabras y en una entrada al concierto más cara que en la península.

¿Y la competencia?

Nunca la vivimos como algo agresivo. Teníamos nuestro "nicho de cantautores" y había otras productoras que tenían sus propios nichos y gestionaban sus espacios. Recuerdo que nos fijábamos mucho, porque lo hacían muy bien, en Fonart. Y también tengo un muy buen recuerdo de cómo los medios de comunicación, en especial Diario de Mallorca, trataba todas nuestras producciones.

¿Qué han buscado en los tres músicos con los que hoy soplarán velas?

Cuando empezamos a ver la posibilidad de hacer un concierto por los 20 años de Deacorde, casualidades de la vida, me apareció un mensaje en el móvil de Google que decía "tal día como hoy...". Abrí y era una foto que tomé a Jaime Anglada y a Javier Ruibal después de un concierto de éste que habíamos organizado en el Teatre Xesc Forteza con el pianista Iñaki Salvador. Inmediatamente llamé a Jaime y le dije, tío, esto es una señal: tenemos que hacer un concierto en el que estés tú y Javier. Lo mismo le dije a Javier. Y ambos dijeron que claro que sí y que desde ya nos ponemos a ver cómo lo podemos organizar. Jaime ha empujado muchísimo este concierto; lo cierto es que podríamos decir que la mitad de la producción es suya como también lo fue la propuesta de invitar a Pedro Guerra. Ambos entendimos que Pedro fue, a mitad de los 90's, el cantautor que volvió a poner de moda a los cantautores. Barajamos algunas propuestas más pero todo nos hacía volver a Pedro, así que esa fue nuestra propuesta final. Al final queríamos recuperar una de nuestras primeras propuestas como Deacorde: "Tres cantautores en concierto" y eso es lo que hemos organizado. 

Un viaje a la esencia.

Como al principio, no hay un interés económico detrás de este concierto. Queremos traer una propuesta original (nunca han actuado los tres justos sobre el mismo escenario), recuperar después de un verano muy intenso de actuaciones en exteriores, algo en un teatro en un formato más pequeño (aunque el Trui Teatre es muy grande) y convertirlo en una celebración. Jaime Anglada es un gran amigo personal y un ejemplo de lucha constante para vivir de lo que más le gusta: la música. Javier Ruibal es Premio Nacional de Música, tiene dos Goya, infinidad de premios pero es, ante todo, un ejemplo de honestidad, constancia y generosidad. Y Pedro Guerra es un referente que nos acompañó a muchos en nuestra juventud y que sigue en la palestra hasta el punto de estar nominado a un Premio Grammy por su último álbum (el que hace 18). Somos conscientes, los tres cantautores y Deacorde, que no es un concierto para llenar estadios, pero sí que va a ser un gran encuentro entre amigos, soplaremos unas velas, disfrutaremos los que quieran verlo en el Trui Teatre y seguiremos. 20 años no son nada así que a por otros 20 más.

Compartir el artículo

stats