Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elena Goded: «La alta artesanía lleva a un consumo diferente, selectivo»

La creadora de la firma textil Ábbatte, con sede en un antiguo monasterio en Segovia, y presidenta de la Asociación Española de Artesanía Contemporánea habló ayer de técnicas tradicionales y de materiales naturales en el Museu Fundación Juan March

Elena Goded posa con un chal de seda de su firma. B. Ramon

Elena Goded podría definirse como una persona con tacto. Como ella misma recuerda, es una expresión que hace referencia a quien está acostumbrado a distinguir tejidos con solo tocarlos. Hace más de diez años, ella cambió su ordenada y programada vida de profesora de universidad por un proyecto de artesanía textil, Ábbatte, marca que nació ligada a la compra de las ruinas de un antiguo monasterio cisterciense en Segovia. Sobre eso y sobre Saco, la Asociación Española de Artesanía Contemporánea, estuvo ayer hablando en el Museu Fundación Juan March de Palma.

La empresa tiene su sede en un pueblo de Segovia, en las ruinas de un monasterio del s. XIII ÁBBATTE

Goded ya había estado en Mallorca anteriormente y, por deformación profesional, visitó una fábrica de tela de llengos, donde vio «unos telares mecánicos muy antiguos, muy bonitos» en los que compró algunas piezas que aún conserva. Asegura que el interés por productos artesanales va creciendo, incluso entre los jóvenes, que deciden invertir en objetos de calidad. «La alta artesanía lleva a seleccionar, a un consumo diferente, selectivo, no es un macroconsumo y la gente va apreciando cada vez más eso. Y los materiales nobles trasmiten muchas cosas, en un sentido que se está perdiendo y que antaño era de gran valor, que es el sentido del tacto. Con materiales nobles trasmites todos estos valores», explicó ayer.

Una de las máquinas tejedoras. ÁBBATTE

Seda, lino, alpaca y lana castellana son algunas de las materias con las que trabajan en Ábbatte, «firma textil de objetos hechos a mano que quieren acercar a la gente a una filosofía vital», según palabras de Goded, quien comparte este proyecto con una de sus hijas. Bióloga de formación y doctora en Educación, afirma que impulsar su propio taller con un equipo de tejedoras era una decisión que le producía temor e incertidumbre. «Creo que no he hecho cosa más acertada en mi vida», declaró ayer. La elaboración de tejidos se complementa con una parte docente y cultural. Además, Ábbatte cuenta con un jardín botánico del que salen las plantas con las que tinturan sus textiles.

Diferentes piezas creadas en el taller. Ábbatte

Ese proyecto surgió tras comprar las ruinas de un monasterio del s.XIII en Segovia. «En nuestros proyectos vitales nunca se nos ocurrió tener una ruina cisterciense. Teníamos una casa al lado, esto se vendía, había el proyecto de desarrollo de un hotel muy grande en el que la ruina prácticamente desaparecía... Hicimos una propuesta y nos la quedamos. Cuando tuvimos esto en la mano, estaba claro que aquello debía tener un uso y quisimos volverle a dar vida». Y de la teoría la artesanía textil, Elena Goded pasó a la práctica, animada por su marido.

Todas las tinturas son naturales. Ábbatte

Goded es socia fundadora y presidenta de la Asociación Española de Artesanía Contemporánea: «Es un proyecto muy bonito, con mucho carácter, y en cierta forma es selectivo, pero porque queremos que sea así, que los que pertenecemos a Saco tengamos un nivel de oficio alto, que sea un porcentaje muy elevado de hecho a mano, que no sea un fraude, y con un carácter contemporáneo. Todos tenemos la misma filosofía en cuanto a lo que estamos haciendo». Por la Fundación March pasarán esta temporada otros integrantes de esta asociación, comenta Elena Goded.

Compartir el artículo

stats