Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

La Oreja de Van Gogh: «Cuando empezamos éramos unos paquetes»

El grupo donostiarra actúa este sábado en el Auditorium de Palma, con nuevas canciones y sus éxitos de siempre

Los integrantes de La Oreja de Van Gogh Jordi Cotrina

La Oreja de Van Gogh encara la recta final de una larga gira que empezó y concluirá en Estados Unidos y que este sábado recala en el Auditorium (21.00 horas). «Tocaremos las canciones nuevas, las de Un susurro en la tormenta, y los clásicos, una fórmula que nos está yendo muy bien, con aforos llenos de miles de personas. Después de la pandemia, con el público sentado como si estuviéramos en un festival de jazz, esta gira está siendo la del resarcimiento, el desmelene y la entrega. Un año de reválida total. Tenemos la autoestima por las nubes», confiesa el teclista y compositor Xabi San Martín.

La Oreja de Van Gogh siempre se ha encontrado cómoda en tierras mallorquinas, desde el principio de sus días. «Me acuerdo de noches en el Paseo Marítimo intentando ligar, diciendo: eh, que yo soy este, el de la portada del disco. También tengo buenos recuerdos de conciertos en Felanitx», bromea San Martín.

Con Un susurro en la tormenta, la banda que completan Leire Martínez, Pablo Benegas, Álvaro Fuentes y Haritz Garde ha logrado su disco «más introspectivo» y también el «más complicado comercialmente». «En realidad siempre hemos estado al margen de las modas, intentando hacer algo distinto. No haremos un hit porque eso sería vendernos y además, seguramente sería un desastre porque no sabríamos hacerlo», aclaran.

Con más de 25 años de trayectoria, La Oreja de Van Gogh está de vuelta de casi todo. «Ya no tenemos ese hambre de éxito, esas prisas y esa ansia que sí se da en la juventud».

Guiados por una «honestidad total» a la hora de componer, el grupo ha vivido grandes momentos y también «algunos duros», por ejemplo, «la marcha de Amaia Montero. Fue un palo, creó incertidumbre y tuvimos que convencernos a nosotros mismos de que podíamos seguir sin alguien con tanto carisma como Amaia».

Con el paso del tiempo, los integrantes de un grupo que triunfó y triunfa gracias a temas como Cuéntame al oído, Muñeca de trapo o La niña que llora en tus fiestas asegura que han crecido como músicos, en el estudio y también en el escenario: "Cuando empezamos éramos unos paquetes. Estábamos en la universidad y éramos un plan de amigos. El éxito de ventas nos pilló sin buscarlo. Nos convertimos en músicos a marchas forzadas, no dejábamos de ensayar para estar a la altura. Aprovechamos la suerte que tuvimos para trabajar muchísimo. Ahora disfrutamos más porque estamos más seguros en el escenario".

Compartir el artículo

stats