50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amparo Sard profundiza en la materia con su exposición ‘Carn’

El nuevo proyecto creativo de la prestigiosa artista se inaugura este martes en el centro cultural Cap Vermell

Una de las piezas de la exposición en el centro cultural Cap Vermell F. Gómez de la Cuesta

La artista Amparo Sard ha dado un paso más en su línea creativa con la exposición Carn, en la que profundiza en la materia y que este martes se inaugura en Cala Ratjada. El centro cultural Cap Vermell mostrará hasta el 16 de diciembre una serie de esculturas, pinturas, dibujos, vídeo y una gran pieza de instalación que recogen aquellos «elementos orgánicos, cavernosos, bellos, siniestros y casi vivos que toman forma en su taller, en ese lugar íntimo y oculto donde se produce el hecho sublime de la creación», como indica Fernando Gómez de la Cuesta, comisario de la exposición organizada por el ayuntamiento de Capdepera.

La nueva línea de investigación de la artista incide en «todos esos organismos extraños que son y contienen materia, que supuran y ofrecen esas entrañas de las que la artista se nutre, se alimenta y nos alimenta», añade el experto. La artista muestra «la carne que hay debajo de la apariencia, enseñándonos aquellas tripas, aquella obra que, en un acto de verdadera y generosa creación, nos ha sido ofrecida para ser revelada y devorada», concluye.

Además de esta exposición, la artista también inaugura dos esculturas en el paseo marítimo de Cala Ratjada. Bajo el título Naufragi, pone de manifiesto que, «en el seno de la vorágine y de la confusión, no hay una sola verdad [...], que incluso lo más sencillo siempre contiene un drama complejo y que la única manera de mantenerse a flote es agarrándonos entre nosotros, manteniendo una deontología, una ética y una solidaridad que impida que nos hundamos, como ese salvavidas que aparece en su obra y que reproduce sus manos entrelazadas, una tabla de salvación que nos sostiene mecidos al ritmo del mar, pero puede terminar de ahogarnos», dice Gómez de la Cuesta.

Compartir el artículo

stats