Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gerhard Grenzing: "Los buenos órganos, y el de Sant Jeroni lo es, tienen alma"

Pone a punto el instrumento que tocará mañana Montserrat Torrent en Palma

Gerhard Grenzing con el órgano de Sant Jeroni. PILAR ROSSELLÓ

Es alemán y vive en Cataluña. Considerado uno de los grandes maestros organeros del mundo, a sus ochenta años ha vuelto a Mallorca para poner a punto el órgano de Sant Jeroni de Palma, con el que Montserrat Torrent dará un recital mañana por la mañana.

¿Cómo ha sido reencontrarse con el órgano de Sant Jeroni, que usted conoce bien?

Ha sido como reencontrarme con un viejo amigo, ya que nos conocemos desde hace tiempo, más de cincuenta años. Un viejo amigo con el que he compartido momentos íntimos, de tú a tú.

¿Y en qué estado se encuentra ese amigo?

Pues lo he visto muy bien. Está en un estado excelente. Falta hacerle algunos retoques, pero con unas pocas horas de trabajo estará como siempre, a punto para que otra gran amiga suya, Montserrat Torrent, lo toque de nuevo.

¿Cómo definiría el órgano de Sant Jeroni?

Sin ninguna duda es un órgano histórico, patrimonial y musicalmente de primer nivel, dentro de los de su época, el renacimiento y primer barroco. Y no lo digo yo, sino que está reconocido como tal a nivel europeo. Algunas grabaciones que se hicieron con él hace incluso varias décadas se han distribuido y vendido en todo el mundo. Los llamados peregrinos de los órganos, esas personas que viajan para conocer el conjunto organístico mundial, tienen cita obligada aquí para ver y escuchar el órgano de Sant Jeroni.

¿Por qué es tan interesante ese instrumento?

Primero porque es sublime en todos los sentidos, el físico o de construcción y el musical, lo que hace que sobresalga por encima de otros de su época a nivel internacional. Mallorca tiene muchos órganos históricos que la convierten en una montaña que sobresale por encima de la niebla. Y ese en particular es único. Curiosamente no destaca por su grandeza, mejor diría que es de los pequeños, y precisamente por eso su sonido tiene un carácter íntimo que transforma a los que lo escuchan.

El hecho de no haber sido tocado durante un tiempo, ¿le perjudica?

No necesariamente. Los órganos tienen otros enemigos, como la humedad o los pequeños bichos que se comen la madera. Pero el peor enemigo de un órgano es el ser humano, que con una mala restauración puede echar por la borda todos los valores musicales que tiene.

¿Cuál es el repertorio más adecuado para este órgano?

Es un órgano que permite toda la música europea del renacimiento, tanto catalana como ibérica e incluso centroeuropea. Cosa curiosa y que constituye un misterio, es como su secreto, pues en los órganos de la Europa central difícilmente suenan bien los compositores españoles y portugueses, en cambio en ese instrumento sí.

¿Y Bach?

Bach, aunque es posterior también suena bien en ese órgano. Y es que Bach suena bien siempre y en cualquier instrumento, ya que es universal.

¿Qué distingue un órgano hispánico de uno centroeuropeo?

Piense que un órgano está relacionado con su constructor, naturalmente, pero también con su ambiente geográfico. Y aún más, debe expresar la musicalidad e incluso la fonética del idioma de la región. La manera de hablar de Mallorca, que es clara, influye en el sonido de los órganos de aquí, pues el maestro organero está acostumbrado a unas frecuencias sonoras que no puede obviar. En los órganos alemanes, cuya fonética del idioma es muy diferente, encontramos otras sonoridades.

¿Por qué se interesó por ese trabajo tan artesanal y a la vez tan completo como es el de construir y restaurar órganos?

De pequeño, en Alemania, siempre me sentía fascinado por el sonido de los órganos de las iglesias y no quería salir de ellas mientras se escuchaba la música. El alma de los órganos me atraía. Y es que los buenos órganos, y el de Sant Jeroni lo es, tienen alma. El alma del órgano de Sant Jeroni te abraza con solo tocar una nota, te envuelve enseguida.

Una cosa es hablar del órgano y otra de la acústica de la iglesia que lo contiene.

Cierto. Y en el caso de Sant Jeroni la acústica y el instrumento forman una unidad. El organero adaptó la construcción a las características del espacio, con lo que instrumento e iglesia forman una unidad sonora perfecta.

Mallorca tiene muchos órganos históricos y a la vez ha tenido muy buenos organeros artesanos. ¿Qué fue primero?

Las dos cosas derivan una de la otra. Fue una conjunción de deseos, de ganas de producir y de interpretar buena música.

Compartir el artículo

stats