Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MÚSICA CRÍTICA

Ensemble Tramuntana: 6 musicazos 6

Ensemble Tramuntana ★★★★

Claustre de Sant Francesc

Barry Sargent, director. Obras de Brahms. 13-08-2022.

Los dos sextetos para cuerda de Brahms son obras complejas y completas. Complejas para el intérprete, que no puede bajar ni un compás la concentración máxima ni la musicalidad, pero también para el escuchante, para el que una sola audición no basta para entender el universo sonoro que esas obras esconden. Y completas, pues en esas partituras Brahms condensa todo el saber musical existente hasta el momento. En esos dos sextetos y con los medios que proporcionan seis instrumentos de cuerda, el compositor resume dos siglos de la historia de la música, pues nos lleva de Bach a Haendel, de Mozart a Haydn, de Beethoven a Schubert, hasta llegar al romanticismo visto como un todo. En esas dos obras, Brahms utiliza momentos fugados, otros muy melódicos, nos hace sonreír con scherzos entrañables y a la vez innovadores, hace de los pizzicatos un elemento clave, pasa de melodías casi cantábiles a otras de una extrañeza encantadora. Y todo ello sin dar tregua a los solistas, ya que, eso sí, cada uno de los seis intérpretes se convierte en solista. No hay una sección principal y otras que acompañan, todas tienen sus momentos de gloria contenida: ahora los violines mandan, ahora son las violas las que van delante y sin olvidar los grandes momentos de los violonchelos. Todo medido, incluso la duración de los movimientos, el primero en ambos casos, exageradamente largo, comparado con los demás. Son, esos dos sextetos, casi hora y media de música de gran nivel, llena de exigencias.

Y para llevar a buen puerto esa proeza, la de mostrar y hacer entendibles esas obras, los seis instrumentistas deben ser de primera. Eso no funciona si no se ha trabajado con dureza y exigencia. Si no es así, la interpretación no funciona.

El pasado sábado en el claustre de Sant Francesc de Palma, seis componentes del Ensemble Tramuntana, con instrumentos all’antico ofrecieron una versión acalorada, sentida, intensa, de esas dos obras de Brahms, delante de un numeroso público, también acalorado, pero por otros motivos más atmosféricos.

Cinco músicos, todos jóvenes y liderados por un gran maestro como es Barry Sargent, dieron una lección de buen hacer, pues mostraron un conocimiento enorme de las partituras y una musicalidad exquisita, con el aliciente de tocar como si de otro tiempo se tratara, al estilo más del clasicismo que del propio siglo XIX, pues los instrumentos (con cuerdas de tripa), la afinación y las maneras eran las de la llamada Música Antigua, la que busca el sonido original.

Esa crónica no sería del todo completa sin citar a esos componentes del Ensemble Tramuntana: Barry Sargent y Mayumi Sargent a los violines, Eura Fortuny y Marga Gual a las violas y Carlos Montesinos y Marc Alomar a los violonchelos. A todos ellos, enhorabuena.

Compartir el artículo

stats